27 mayo, 2013. Por

Dead Man Down

Niels Arden Oplev
Dead Man Down o una supuesta peli sobre tipos duros que es, en realidad, una ñoñada del copón
Dead Man Down

Existe una línea muy fina que separa al vengador del patetismo: el camino-calvario que recorre, con sus consecuentes sacrificios y la renuncia a cualquier tipo de propósito en la vida que no sea el satisfacer ese básico instinto de revancha, lo convierte en una máquina de matar; caer a medio camino en el sentimentalismo, en la redención y en la ñoñería general significa, como poco, el fracaso de una historia.

Dead Man Down es un thriller que cuenta la recurrente historia (Kill Bill, Daño Colateral, The Punisher, Difícil de Matar, Drive, Death Wish y sus sucesivas secuelas): un hombre llamado Víctor (Colin Farrell) que venga el injusto asesinato de su amada familia a manos de la mafia neoyorquina. Para ello, se infiltrará con la paciencia de un estratega meticuloso en el corazón de su estructura, llegando a convertirse en la mano derecha de el cabecilla del grupo, Alphonse. Mientras tanto, conoce a Beatrice (Noomi Rapace): una mujer víctima de un terrible e injusto accidente de la que su responsable ha salido airoso pero que a ella le ha dejado marcada física y psicológicamente de por vida. Para ambos, la culminación de su venganza personal es la única razón para seguir viviendo pero, precisamente, conocerse y, sobre todo, reconocerse el uno al otro, cambiará su punto de vista. Hasta ahí bien; pero esto es un filme: ¿se imaginan que realmente la amistad o el amor pudiera cambiar el destino de un hombre roto y podrido por dentro en un género cinematográfico como este? No, ¿verdad? Pues imagínenselo porque de esto va la cosa.

Esperábamos (ansiábamos) que Dead Man Down fuera un film lleno de tipos duros y poco protagonismo femenino, sangre, violencia, crudeza, sorpresas, mucho tocar-fondo y remontar a duras penas en una estructura general argumental de decadencia que acabara, por supuesto, con el cumplimiento de una espectacular venganza pero también con algún tipo de giro o sorpresa que rematara la faena. Lamentablemente no es el caso: en ese empeño por parte de la industria de colmar sus películas de estrellas que llenen butacas de cine se le ha dado un excesivo protagonismo al personaje de Noomi Rapace, que parece confeccionado para demostrar una innecesaria versatilidad como actriz (me quedo con la contundente Rapace bollera, coriácea, andrógina, dejada, apática…) y que, en este caso, se traduce en un grotesco papel de mujer traumatizada pero, al contrario que en la saga Millennium (dirigida por el director de la presente, Niels Arden Oplev), forzadamente hiperfemenina, delicada, susceptible y blanda que incluso llega a resultar frívola y egocéntrica. La relación y los sentimientos que se desarrollan entre ambos protagonistas son ambiguos y se balancean entre el amor enfermizo y fatal y la amistad fraternal.

En definitiva, Dead Man Down es un filme mediocre con un reparto desaprovechado y un resultado final involuntariamente cómico por sus numerosos y forzados patinazos de guión. Pollas blandas.

Dead Man Down

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Niels Arden Oplev

G�nero: Thriller

Reparto: Colin Farrell, Noomi Rapace, Dominic Cooper, Terrence Howard, Armand Assante, Isabelle Huppert, Raymond Mamrak, Raw Leiba y Jennifer Butler

NULL

NULL

Guión: J.H. Wyman
Música: Jacob Groth
Fotografía: Paul Cameron

Estreno: 24.05

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com