20 marzo, 2012. Por

Tenemos que hablar…

Lynne Ramsay
L. Ramsay adapta la psicosis demoníaca de un joven desde la placenta en Tenemos que hablar de Kevin
Tenemos que hablar…

Un niño siempre es un tesoro. Un regalo de Dios. Una guía para tu vida y para comprender mejor cuestiones como el amor, la confianza, la posesión, la necesidad. Y un huevo. Si no, es que: 1) no habéis visto nunca ni Hermano mayor ni Supernanny en Cuatro; o 2) no os habéis leído Tenemos que hablar de Kevin, novela parida hace menos de una década por Lionel Shriver y que, hace un año, la británica Lynne Ramsay ha recuperado en formato cine-arte para la gran pantalla en un ejercicio que conecta al Aronofsky más perverso con el Kubrick más mental. Una auténtica epopeya estética en la que tanto la naturaleza del mal, el perpetuo sentimiento de culpa, la mala educación como buena educación (y viceversa) y, en definitiva, la inherente potencia e importancia que acaban teniendo las malas intuiciones como ejercicios modeladores y moldeadores de los comportamientos sociales.

Eva Khatchadourian
(Tilda Swinton) tiene cuarenta años, un marido y el olvido penetrante de haber usado condón o métodos anticonceptivos. Siente que se le pasa el arroz y, dado que su pareja Franklin (John C. Reilly) aprueba consciente el pastel (que no debería serlo) que se les viene encima, deciden tener a su primer hijo: Kevin. El desarrollo del niño desde su movimiento en el útero, el rozamiento por la vulva hasta la crianza exhaustiva en un seno familiar que se antoja tan medio como socialmente aceptado, acaba tornándose tumultuoso. El niño es un hijoputa de cuidado al que, claro, hay que comprender, aceptar, acatar y no limitar porque es un niño, pero también es un demonio con piel de serpiente. La falta de límites y el cuidado de una Eva a la que le faltan razones conscientes para aceptar su propia intuición maternal ve como, a lo largo de los días, semanas, meses y años, su hijo se transforma en una auténtica basura al que mirar con el rabillo del ojo pero, a su vez, en un ser tan superdotado, marginal e independiente que, comprende, sabrá controlar sus impulsos más perversos con el paso de los años. Pues, mira, no. Y hasta ahí puedo contar.

Primero, Shriver, logra parir eficazmente una crítica social a la familia media desde el extremismo más paródico de la educación y la didáctica burguesa en un seno familiar tan modélico como aislado, tan falto de caracteres personalistas exentos de miedo como deliberadamente blandos. Ramsay, sin renunciar a sus dotes de cinematógrafa demente, logra entrar en la cabeza de la escritora cuando paría a la bestia y encuentra, tanto en la troupe de Kevin’s infantes y adolescentes los ejemplos perfectos del malcriado superado, como en la atmósfera músico-estética tanto del plano-a-plano de los planos a modo de cuadros híper expresionistas, sanguinolientos, omisivos y fotográficos como de las (buenas) maneras del Radiohead Jonny Greenwood (una de las mejores bandas sonoras de 2011 junto con la de Drive, Beginners y El topo), los auténticos elementos descriptores para hacer de la misión estética una oda al cine más artístico, metafórico, silencioso y poético que se haya parido en los últimos años. Tenemos que hablar de Kevin acaba partiendo una lanza a favor de películas/adaptaciones como El Resplandor, de las milicias de estética paranoide rollo Aranofsky o Lars von Trier (cada una en su perfil: sus últimas películas, Cisne negro y Melancolía, nos valen como ejemplos antagónicos del tormento), a las críticas descarnadas a la sociedad (en este caso, británica) como las de Todd Solondz, a los primeros films de Danny Boyle o auténticos ejercicios egomaníacos que convierten ésta en una, primero, en un film “de director” y de culto antes de aterrizar a la pantalla como la Drive de Nicolas Winding Refn y de auténticas epopeyas críticas a la adolescencia como la C.R.A.Z.Y. de Jean-Marc Vallée o la Donnie Darko de Richard Kelly.

Tenemos que hablar…

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Lynne Ramsay

G�nero: Thriller psicótico

Reparto: Tilda Swinton, Ezra Miller, John C. Reilly, Jasper Newell, Siobhan Fallon, Anna Kuchma y Ashley Gerasimovich

NULL

NULL

Novela original: Lionel Shriver
Guión: Lynne Ramsay
Música: Jonny Greenwood
Fotografía: Seamus McGarvey

Estreno: 16.03

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com