22 julio, 2013. Por

The Purge

James DeMonaco
The Purge o cómo sobrevivir a la noche de liberación de toda la ira de los Estados Unidos
The Purge

Combatir el crimen a través de su regulación, normalización y estandarización no es más que una manera de enaltecimiento y mitificación del mismo, una contradicción tan hipócrita como grotesca y extravagante, difícilmente posible de manera literal en la realidad sociopolítica actual pero muy representativa de la misma en la que, en muchas ocasiones, la enfermedad se utiliza como misma medicina. Además, si la cosa sirve por la propia ley del más fuerte (o el más aventajado económicamente) para limpiar la sociedad de los desperdicios humanos, los débiles y los indeseables, mejor que mejor.

The Purge
se sitúa en un futuro distópico cercano (diez años más allá) en un país que se encuentra en sus índices históricos de paro y criminalidad más bajos gracias, supuestamente, al régimen político vigente llamado Nueva Fundación de los Padres de América, que como medida catártica establecen una “purga anual”, un día al año en el que cualquier crimen, incluidos el asesinato y la violación, están permitidos sin tener que hacer frente a las consecuencias. Ante esto existen dos posibilidades: participar o no participar de la purga pero siempre estar a favor de ella. No se puede considerar que este régimen político sea una dictadura a la antigua usanza: no aparece la figura del líder o partido político que personifique la dominación tiránica sino que más bien parecen ser los medios de comunicación (a través principalmente de ese demonio llamado televisión) y la propia sociedad que ejerce una presión y control a pie de calle, de ventana a ventana y en el que los vecinos son cómplices y víctimas al mismo tiempo de esta excéntrica medida.

De hecho, éste es prácticamente el único elemento que enmarca la película en un futuro hipotético, por lo demás nos encontramos ante las mismas urbanizaciones, la misma estética, los mismos automóviles, las mismas tecnologías solo que únicamente un poco más desarrolladas, un poco más avanzadas. Es la gente, la sociedad la que ha cambiado y evolucionado (aunque no a mejor precisamente).

Ante la posibilidad de elegir, la familia Sandin, una familia venida a más gracias a la empresa especializada en seguridad en la que trabaja el patriarca James (Ethan Hawke), decide no participar de la purga a pesar de estar, aparentemente, a favor de la misma. Para ello equipa su mansión con los mejores sistemas de seguridad que él mismo se dedica a instalar y unas horas antes de que comience la trifulca se protege a base de cancelas macizas, cámaras de seguridad y su propio arsenal de armas, por si las moscas. Los preparativos para el encierro transcurren en una inquietante atmósfera de normalidad en la que los vecinos (que parecen sufrir el Síndrome de Williams) se saludan efusivamente y ofrecen pequeños regalos antes de cerrar sus puertas. Todos se sienten seguros tras su fortaleza burguesa, el peligro está lejos… o eso es lo que eso creían.

El argumento de The Purge parece en un primer momento otro despropósito de la industria del cine, una aberración más confeccionada para atraer al público por el morbo de la decadencia. Más tarde cuando te sientas en la butaca y comienza la película empiezas a darte cuenta del potencial de una historia mucho más cercana a la realidad de lo que creemos: la de una sociedad en la que tiene más posibilidades el que más tiene y en la que escalar la pirámide del estatus social se puede convertir en una lucha encarnizada en la que todo vale. Una realidad cercana a la de Michael Haneke en Funny Games o a la de David Fincher en Panic Room. Finalmente, y para desgracia de una idea grotescamente genial del director, productor y escritor James DeMonaco (conocido por Staten Island), se echan a perder la fantástica atmósfera claustrofóbica y el desarrollo de ideas y personajes trascendentes, sucumbiendo ante el espectáculo, los trucos fáciles, los efectismos y el cliché más exasperante del género thriller y de terror.

The Purge

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: James DeMonaco

G�nero: Thriller de terror

Reparto: Ethan Hawke, Lena Headey, Max Burkholder, Adelaide Kane, Rhys Wakefield, Edwin Hodge, Tony Oller, Tom Yi, Tyler Jaye, Alicia Vela-Bailey y John Weselcouch

NULL

NULL

Guión: James DeMonaco
Música: Nathan Whitehead
Fotografía: Jacques Jouffret

Estreno: 12.07

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com