5 noviembre, 2012. Por

Sinister

Scott Derrickson
Scott Derrickson se rehabilita en el cine de terror con Sinister, nuevo alegato paranormal
Sinister

La redención del autor en proceso de debacle cenital de su cine reside en la mirada atrás y la vuelta a los orígenes no sólo de su propio ejercicio, sino de la madre de todos los géneros. Al menos con el thriller de terror sucede eso: si no tienes bien claro por qué derroteros quieres que se mueva tu metafísico mensaje, acude a la llamada de la caca en la butaca. Y eso es lo que ha decidido hacer Scott Derrickson tras sus últimos fallidos intentos de agenciarse el remake de temporada (Ultimátum a la tierra fue un bluff de aúpa) o la tendencia terrorífica de la década (la mediática El exorcismo de Emily Rose fue mucho ruido y pocas nueces): limitarse a recrear los gags más trillados del género, acoplarlos uno encima del otro, no gastarse demasiada pasta en actores que distraigan la atención del simplista foco y presentar al público lo que quiere: comerse las uñas y tener pesadillas esa noche.

Las pocas aspiraciones de Sinister se limitan a lo que el cine de género terror cree permitirle a Derrickson: dinamizar un ejercicio que genere puntos de cague comunes, inercias literarias dentro del film, guiños satanistas que no resuenan ni trillados ni especialmente fantasmagóricos, escenas que son auténticos cuadros impresionistas del thriller gótico y una revalorización de la idea inicial de los personajes que, por muy previsible que pueda antojarse el film en la última media hora, deja aun cabos sin atar que hacen de Sinister una película ágil aunque no histórica. Derrickson parece filtrar a posta todos los clichés del clásico thriller de terror paranormal: familia modelo (padre, madre, hijo e hija) que se cambia de casa a una que, si bien no está abandonada, sí está embrujada o no exenta, como mínimo, de actividad paranormal; que tiene a una niña curiosa y a un hijo con terrores nocturnos; un padre de familia que es escritor de novela negra documental y que piensa que es mejor documentarse en el lugar de los hechos (o sea, en la cama misma donde mataron a la anterior familia); y un montón de guiños estéticos como la súper 8, la visita a los áticos, los baúles, la transgresión y dispersión objetual del vídeo como elemento para permitir anotarse el punto de cine-dentro-de-cine. No te morirás acordándote de que Sinister existe ni pasará a los anales de la historia como el film definitivo de terror, pero te harás caquita en los pantalones, que es lo que querías.

Sinister

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Scott Derrickson

G�nero: Terror

Reparto: Ethan Hawke, Vincent D'Onofrio, James Ransone, Fred Dalton Thompson, Clare Foley y Victoria Leigh

NULL

NULL

Guión: Scott Derrickson y C. Robert Cargill
Música: Christopher Young
Fotografía Chris Norr

Estreno: 31.10

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com