26 julio, 2010. Por

Pesadilla en Elm St.

Samuel Bayer
Samuel Bayer dirige y relata el origen de cómo nació Freddy Krugger
Pesadilla en Elm St.

Recordad cuando erais pequeños (o no tanto) y sufríais viéndole el careto quemado a Freddy. Él cantando bajito “uno, dos, Freddy ya llegó" y tú cagándote los pantis lo más grande. Aquella primera gran película de Pesadilla en Elm Street data de hace más de veinticinco años. Cómo pasa el tiempo, ¿eh? Pues aquel personaje, el de Freddy Krueger es, posiblemente, el más terrorífico de la historia del cine de terror. El género encontró en Freddy un mesías, alguien diferente y una aparente gallina de los huevos de oro. En los años siguientes a aquel debut, le sucedió una saga totalmente prescindible que no hizo más que emborronar y ensuciar el nombre del pobrecito Fred. En esta ocasión, Pesadilla en Elm Street: el origen no supera aquella primera película sobre el personaje y, obviamente, era posiblemente innecesaria engordar las arcas con una nueva entrega (ya hubo siete y esta sería la octava), pero tiene valor por diferentes motivos: el cine de terror actual tiene un alcance y unos medios que transforman esta versión en algo totalmente diferente y avanzado; por primera vez el papel de Freddy no es para Robert Englund, sino para Jackie Earle Haley; y porque el morbo de conocer cómo nace Freddy (aunque en la primera también se explica un poco, en realidad) siempre es interesante.

Ya os imaginaréis lo que hay aquí: muerte, terror, sobresaltos y una paleta enorme de clichés de cine de género (en este caso del género de terror) del tipo de quedarse solo en casa, quedarse dormido cuando no debes, bares de carretera, noche, lluvia constante, coches que te dejan tirado, apariciones, etc. Vamos, nada que sorprenda, de hecho. La novedad del cambio de protagonista de Freddy Krueger (antes representado por Englund y ahora por Haley) hace que la película se centre más en los cinco jóvenes protagonistas que en el terrorífico personaje. Dean, Kris, Jesse, Quentin y Nancy parecen sacados de un casting de Crepúsculo pero pasando por el aro de unos jóvenes inexpertos con atisbos de perspicacia (al menos dos de ellos) más cerca de La matanza de Texas (por sus reacciones) que de Pesadilla, a priori. El lema es simple: no te duermas porque sino aparecerá el tío Fred, te meterá en su mundo y te la dará con queso. Con queso y con mayonesa, atún, ketchup, bacon y lo que haga falta. Y así se va sucediendo la película. Uno, medio cagado, disfrutando de un clásico revisitado, actualizado y con algo menos de instantaneidad (el hecho de que hayan pasado casi tres décadas de aquel momento inaugural es importante) pero centrándose más en el origen que es, al fin y al cabo, el objetivo de este remake. En ese sentido Samuel Bayer sí que se ha entrenado bien porque consigue su objetivo: la película no se va por las ramas, ni aburre, ni crea odios. Sólo por el hecho de volver a rehacer un clásico del cine aclamado por todos te estás metiendo en la boca del lobo. Bayer lo sabe. Los críticos también. Por eso no parecen ponerse de acuerdo ni siquiera en esto. En algo les daremos la razón: nos gustaba más el Freddy guarrete que no dejaba de decir obscenidades con cierto tono cómico e hilarante, pero aún así nunca viene mal darle variedad al registro. De todas formas, y si hay algo en lo que todos debemos hacer comunión es en que Freddy Krueger fue, es y será muy grande. Y olé.

Pesadilla en Elm St.

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Samuel Bayer

G�nero: Terror

Reparto: Jackie Earle Haley, Kyle Gallner, Rooney Mara, Katie Cassidy , Thomas Dekker, Kellan Lutz, Clancy Brown, Connie Britton, Lia D. Mortensen

NULL

NULL

Guión: Eric Heisserer, Wesley Strick
Música: Steve Jablonsky
Fotografía: Jeff Cutter

Estreno: 23.07

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com