2 agosto, 2013. Por

El Estudiante

Santiago Mitre
Santiago Mitre retrata a la politizada juventud argentina en El Estudiante, su primer film como director
El Estudiante

Pocos países hay con una adherencia política tan explícita como ocurre en Argentina. Porque, a diferencia de la apatía, desidia y distancia de países como España para los asuntos de índole política, en Argentina todo es susceptible de tener que ver con cuestiones políticas, todo está conectado y adherido: desde las decisiones más burocráticas a los chanchullos más corruptos, desde los cambios sociales más relevantes a las uniones y desuniones de las figuras de partidos opuestos, de las relaciones sociales de un panadero con una distribuidora de bolsas de plástico a la intervención sindical de cualquier terreno laboral. Y Santiago Mitre, nacido en la resaca del Proceso de la Junta Militar que finalizó en 1983 y crecido entre gobiernos socialdemocráticas, liberales-conservadores y la era de la reconversión económica nacional de los Kirchner, se ha fogueado como actor y director de pequeños materiales cinematográficos apolíticos hasta que conoce a Pablo Trapero y escribe los guiones de Leonera y Carancho, dos símbolos del cine social argentino más internacional de la última década; y de esa experiencia aparece El Estudiante, un retrato que juega con la vis romántica y vocacional de un joven perdido de la generación post-2000 para acabar dibujando un muestrario de la idiosincrasia nacional y la adherencia política que existe en Argentina para prácticamente cualquier cosa.

El Estudiante es Roque Espinosa, un picha brava que cambia de carrera como de calzoncillos y que no sólo no encuentra su vocación, sino que incluso estudiando Ciencias Políticas pasa del escepticismo político a la implicación y militancia tras la admiración y enamoramiento que le genera Paula, una joven profesora adjunta y cabecilla de la Agrupación Brecha, aspirantes a hacerse con el control sindical de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Una implicación que lo encuentra en la previa de las elecciones por hacerse con el poder de los Sindicatos en las Facultades, paso previo para conseguir un puesto público y servir como trampolín para penetrar en la clase política argentina y en la toma de decisiones del Ministerio de Educación, entre otros privilegios que el control universitario tiene en Argentina y en la Ciudad de Buenos Aires.

Mitre acaba compilando una serie de ideas que, además de retratar la política universitaria y de utilizarla como micro-mundo del funcionamiento político nacional, plantea a debate la facilidad del joven argentino en la era post-Kirchner para formar parte de un ideal político y para moldear decisiones sobre la marcha y sin apenas formación y conocimiento político y cómo conseguir sentir los discursos reaccionarios como una vocación de formación profesional. Entre medias, fotografía el paisaje intelectual de la UBA con unos diálogos muy naturales pero estrictamente literarios, construidos con discursos políticos de una literalidad y sentimiento que guarda mucha relación con la injerencia juvenil argenta actual, recuerda a películas sobre la ascensión de un joven perdido a estratos de poder como Un Profeta o la serie argentina El Puntero (aunque sin la vis cómica) y, a la vez que presenta una historia de amor y revolución que puede hacer pensar en la gestación del sello K (Néstor Kirchner y Cristina Fernández), orbita los tejemanejes, adoctrinamientos, encantos y desencantos del ser político argentino.

El Estudiante

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Santiago Mitre

G�nero: Cine social

Reparto: Esteban Lamothe, Romina Paula, Ricardo Felix y Valeria Correa

NULL

NULL

Guión: Santiago Mitre
Fotografía: Gustavo Biazzi
Música: Los Natas

Película en Filmin: aquí

Estreno: 02.08

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com