15 marzo, 2013. Por

A puerta fría

Xavi Puebla
Xavi Puebla factura un drama moral y social sobre la ética del vendedor en A puerta fría
A puerta fría

¿El fin justifica los medios? En el mundo de la venta (que no de la compra) podría decirse que sí. Los medios y los miedos. Precisamente porque la utilización de mecanismos, tácticas y estrategias divergentes hacen del vendedor un utilitario-humano valioso o una piedra en la espalda. Salva ha sido un utilitario valioso en su día, pero las tres décadas en las que lleva militando en el gremio han hecho de él una exposición itinerante de lo que, a buen seguro, no le habría gustado ser pero en lo que se convirtió. Su situación, límite en la empresa de venta de electrodomésticos al por mayor, choca con dos crisis: la económica-política-social del país y la propia suya, existencial y al borde del colapso al verse en la calle, sin esposa y lejos de su hija adolescente. Y ahí es donde entra Xavi Puebla con su cámara: para regresar con su tercer largometraje en diez años y un nuevo ejercicio cinematográfico en el que profundiza en las consecuencias de la causa (el éxito laboral o el fracaso) por medio de un simposio breve, ágil y coordinado en el que fotografía y deshilacha las vicisitudes anti-éticas del mundo de la venta.

Tras haber profundizado ya en la ética y moral del trabajador en un ejercicio que intentaba humanizar y desautomatizar la claustrofobia de El Método Gronholm de Marcelo Piñeyro en su anterior film, Bienvenido a Farewell-Gutmann, el director catalán actualiza el estado social de la nación (es 2011 en la película) y nos enfrenta a un veterano vendedor de electrodomésticos al por mayor en el encierro de un hotel que acoge una feria del sector de la electrónica (el FIIS) repleto de empresas que venden alta tecnología electrónica y distribuidoras. A puerta fría resuena como una versión española, mucho más breve y menos intensa de la argentina Nueve reinas: sin tantos giros y coreografías impredecibles pero con una caracterización impoluta por parte de un Antonio Dechent (por fin un protagónico para uno de los mejores secundarios ever) que se antoja como un cruce entre el Santos Trinidad de No habrá paz para los malvados y una versión evolucionada de los trapicheros de Grupo 7, que dota de ritmo, credibilidad, drama y hasta comedia a través de un ejercicio en el que Puebla homenajea y retrata la psicología del vendedor veterano (no sólo Dechent, sino otros mutados personajes que quedan en jaque (incluso la estelar aportación de un Nick Nolte que es una suerte de Henry Chinaski con suerte) ante las nuevas estrategias comerciales de los vendedores jóvenes), sí, pero sobre todo realiza un retrato sobre el cinismo de esa profesión, la frialdad de la negociación y la falta de empatía humana.

Para el espectador, probablemente el inconsciente ejercicio por ver cómo nuevamente se enfrenta a una actriz tan cándida como imprevisible como María Valverde a generaciones mayores (ya van tres con ésta: La flaqueza del bolchevique y Madrid, 1987 son sus predecesoras) acabe asumiendo el cliché que le toca, aunque el jugueteo entre el thriller social, la comedia española y el cine de aventuras (por conseguir un fin concreto) acabe mutando en un seco y punzante retrato dramático de cine social que no escatima en la dureza del análisis ético, moral y psicológico en cuestiones como el mercadeo y la palabra. Sería una lástima (o dos o tres) que una película que desde la sencillez y la economía de medios haga un retrato parapsicológico de la deshumanización de los mercaderes del sistema tan bien logrado pase desapercibida entre los estrenos comerciales más plásticos.

A puerta fría

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Xavi Puebla

G�nero: Cine social

Reparto: Antonio Dechent, Nick Nolte, María Valverde, José Luis García Pérez, Alex O'Dogherty, José Ángel Egido, Héctor Colomé y Sergio Caballero

NULL

NULL

Guión: Xavi Puebla y Jesús Gil Vilda
Fotografía: Mauro Herce

Estreno: 15.03

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com