22 diciembre, 2015. Por

Cine España 2015

Del 15 al 10
Elegimos cuáles han sido las Mejores Películas Españolas de 2015 según Notodo.com
Cine España 2015

<<Del 15 al 6>> / <<Del 5 al 1>>


15. LOS HÉROES DEL MAL, de Zoe Berriatúa
Los héroes del mal acaba sabiéndose un relato completamente diferente, difícil, arriesgado. No sólo por exigir a tres jóvenes e inexpertos intérpretes para protagonizar todos los planos del metraje, sino porque esa pretensión por intentar colar guiños a la Kids de Larry Clark, la Soñadores de Bernardo Bertolucci, la Elephant de Gus Van Sant o la propia Naranja Mecánica de Stanley Kubrick acaba dejando un primer esbozo de un cine adolescente diferente al que tenemos en nuestro país, dotando de nuevos avales a un tipo de película que en España sólo habíamos podido disfrutar a través de títulos como Los niños salvajes de Patricia Ferreira, Historias del Kronen de Montxo Armendáriz o las exploitations de comedia negra de Álex De la Iglesia (productor de esta película) o Juanma Bajo Ulloa en la década de los ’90. Las desventajas de ser unos marginados al final trae buena cuenta; sobre todo si sirve para analizar quién se es, quién se quiere ser, quién debería uno ser y quién cree los demás que se es. [LEER MÁS]


14. FRANKENSTEIN 04155, de Aitor Rei
Un culpable al que nadie exonerará y que sirve como chivo expiatorio para archivar uno de los casos más terribles vividos en nuestro país en los últimos años, y a correr. Eso es lo que sucedió hace algo más de dos años, cuando el 24 de julio de 2013 descarrilaba a su llegada a Santiago de Compostela el Alvia 04155. Un accidente tremendo que dejó un saldo aún peor: 81 fallecidos y 140 heridos un día antes de celebrar las fiestas de Santiago Apóstol. Buceando en el trasfondo de lo que sucedió e intentando allanar el camino hacia cuáles fueron todas las causas del suceso, la cámara de Aitor Rei, que firma uno de los mejores documentales del año.


13. NO ESTAMOS SOLOS, de Pere Joan Ventura
Como complemento del comprometido y crítico relato post-15-M que sirve como altavoz desde la opinión pública de la voz de los indignados, No estamos solos es la herramienta audiovisual del exitoso libro de El Gran Wyoming. En este caso, es Pere Joan Ventura el que, cámara en mano, exhibe una historia coral de la gente que día a día se manifiesta activa por distintas ciudades de nuestro país con un único objetivo: cambiar las cosas y hacer del activismo social la mejor herramienta de cambio.


12. A CAMBIO DE NADA, de Daniel Guzmán
El film del hasta ahora conocido por su faceta actoral Daniel Guzmán es un híbrido que combina cine social, drama adolescente, film aventurero y relato explícito de los conflictos familiares en la España de 2015, bucea por todos los géneros sin desaprovechar, por un lado, los códigos costumbristas, la perenne emoción de la primera-vez de un casi-adulto, la exaltación de la amistad y el dramatismo del desapego familiar para, siendo un chaval, lograr construirse una familia que, aunque de bote, cubre los espacios que la actual estructura familiar occidental (o española) a veces se deja en el camino. [LEER MÁS]


11. B, de David Ilundain
Traspasado, primero, de los juzgados a la máquina de escribir; luego, de la máquina al guión teatral; luego, del guión a las tablas de los teatros durante varias temporada en esa suerte de Frost-Nixon que fue nuestra Ruz-Bárcenas; llega la, hasta ahora, última arista del diálogo entre el ex tesorero del Partido Popular y el que fuera juez de la Audiencia Nacional en julio de 2013, cambiando el discurso que, hasta entonces, Luis Bárcenas había defendido antes de entrar a la cárcel. Uno de los episodios más significativos de nuestra historia reciente, y que habla no sólo de la categoría de nuestra clase política imperante, sino también de la idiosincrasia de un país. [LEER MÁS]


10. LOS EXILIADOS ROMÁNTICOS, de Jonás Trueba
El uso del humor para romper con escenas demasiado “afrancesadas” (que aunque parezca una contradicción no lo es), además de traer a la mente esas primeras películas de su padre Fernando, sirven al director para redimirse del mencionado lapsus sexista y otras incoherencias del guión, como lo de que suene la canción de Tulsa, Oda al amor efímero (insignia propia de una banda sonora preciosa a cargo de la banda madrileña), en casi todo momento del recorrido. Jonás Trueba es consciente de que la materia de su film no es de relevancia trascendental y sabe reírse de ello ejerciendo algo de autocrítica y complicidad con el espectador. Casi imposible no terminar la película con una sonrisa y cierta sensación de ternura. [LEER MÁS]


9. AMAMA, de Asier Altuna
El primer largo de Asier Altuna puede verse beneficiado o injustamente infravalorado por dos coincidencias: el ascenso a primera línea de la actualidad del cine en euskera tras la nominación de Loreak al Oscar, y la excesiva similitud de su título capicúa con el de la recién estrenada última película de Julio Medem. En realidad (y por fortuna), Amama conecta más con Vacas. Y, de hecho, su coguionista Michel Gaztambide, ha asesorado el script de esta película, firmemente enraizada en una visión mágico-ancestral de la cultura vasca, apegada de modo entre armónico y brutal a la tierra, la tradición, la familia y el mito. Pero no es algo tan firmemente euskera como se puede uno imaginar. Del mismo modo que se vislumbra el influjo de la literatura de Kirmen Uribe o Joseba Sarrionandia, las conexiones con la cultura (y la cinematografía) japonesa son también evidentes. E inspiraciones reconocidas por el director, cuya película recuerda mucho al cine de Naomi Kawase. [LEER MÁS]


8. NEGOCIADOR, de Borja Cobeaga
A caballo entre la representación escénica y la imaginación ficticia a partir de situaciones reales (o, como mínimo, realistas), Borja Cobeaga rearma la negociación entre ETA y el Gobierno central durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero; gobierno-pilar que, simbólicamente, “acabó” con la lucha armada etarra. Pero Cobeaga no entra a analizar cuestiones políticas ni a moralizar sobre el bien o el mal ni a posicionarse ideológicamente, sino que utiliza los alter egos de Manu Aranguren (con Ramón Barea en su personal simulacro de Eguiguren), Jokin (con Josean Bengoetxea simulando a Josu Ternera) y Patxi (con Carlos Areces simulando a Thierry) como protagonistas de una mesa de diálogo que, primero con uno y después con el otro, recrearán o inventarán situaciones cotidianas, (sur)realistas y tragicómicas que bien podrían haber formado parte capital del proceso de paz entre ambas partes. [LEER MÁS]


7. TRUMAN, de Cesc Gay
Aunque por momentos se pierda el ritmo de la película y se confundan las trazas de humor negro con los devaneos por la empatía más dramática, a diferencia de la vitalistamente azucarada Ma Ma que hace escasas semanas estrenaba Julio Medem con una Penélope Cruz en uno de sus papeles más difíciles; y contrarrestando la manifestación filosófica y cuasi subversiva de Ramón Sampedro en el Mar adentro de Alejandro Amenábar; esta Truman se antoja un punto medio que orbita, con Ricardo Darín como médium, por la desobediencia sanitario-civil, la consciencia hiperconsciente y el drama negro con una somatización de los mil dolores pequeños que supone una muerte. [LEER MÁS]


6. CIUTAT MORTA, de Xavier Artigas y Xapo Ortega
Hecha con medios domésticos en un brutal trabajo de precisión en las investigaciones que la policía no quiso hacer tras arrestar a la poeta Patricia Heras en el antiguo y okupado Palacio del Cine de Barcelona, los realizadores Xavier Artigas y Xapo Ortega han logrado uno de los últimos grandes fenómenos del cine español (o catalán) reciente a principios de año, cuando conseguían que su película tuviera proyección formal en la TV3: trascender las redes sociales y la bitácora virtual, ganando el pulso a la opinión pública catalana y contar una historia de injusticia, amor, poesía, transfeminismo, movimientos sociales y revolución en uno de los grandes documentales del año. [LEER MÁS]

<<Del 15 al 6>> / <<Del 5 al 1>>

Cine España 2015