5 febrero, 2016. Por

Carol

Todd Haynes
Cate Blanchett y Rooney Mara rozan lo sublime en el nuevo melodrama de Todd Haynes, Carol
Carol

Todd Haynes ya mostró las claves de su revisionismo del melodrama clásico con Lejos del cielo (2002) y la miniserie televisiva Mildred Pierce (2011). De hecho, Carol ha sido considerada la tercera parte de una hipotética trilogía. Como en los casos anteriores, se desarrolla en los años cincuenta, apuesta por la más exquisita contención narrativa y delicadeza visual, flirtea con el pastiche posmoderno de maestros del género como Douglas Sirk y desliza sobre él un subtexto queer (en el primero de los casos, añadiendo además la dificultad de una relación interracial). Si antes fueron Julianne Moore y Kate Winslet quienes encarnaron a sus heroínas, mujeres marcadas que transgredieron las pacatas normas sociales de la época, ahora apuesta por una doble protagonista: Rooney Mara y Cate Blanchett son, respectivamente, Therese y Carol, dos féminas de edades, orígenes sociales y circunstancias vitales muy diferentes que se enamoran en la Nueva York de 1952.

Es importante reseñar que nos encontramos ante la adaptación de una novela de Patricia Highsmith. Inicialmente titulada El precio de la sal, se publicó en la misma época en que se desarrolla, aunque la afamada escritora lo tuvo que hacer bajo el seudónimo de Claire Morgan para evitar el probable perjuicio que le podía acarrear su temática abiertamente lésbica. La propia Highsmith se inspiró, además, en circunstancias autobiográficas. Todo el mérito de la historia recae, por tanto, en ese texto original, aunque en su adaptación a la pantalla juega un importante peso la dramaturga Phyllis Nagy, amiga personal de la autora de El talento de Mister Ripley, y cuyo principal empeño ha sido ofrecer más nitidez al personaje de Carol, fantasmal objeto de deseo de Therese en la novela, y que aquí se reparte el protagonismo al cincuenta por ciento.

Haynes, también conocido por su querencia por el exceso en otros momentos de su filmografía, apuesta, como decíamos, por una encomiable contención. Es un tono, de hecho, bastante arriesgado, ya que, al evitar grandes picos dramáticos y poner toda su atención en el detalle y la sutileza, puede llegar a destensar demasiado y sacar a algunos espectadores de la trama. Ésta tampoco tiene grandes giros, si no que discurre a través de un arco argumental relativamente lógico o previsible, dejando que el mayor trabajo caiga en las (excelsas) interpretaciones de las dos actrices principales, capaces de transmitir su mezcla de vulnerabilidad y valentía a la hora de tomar decisiones en contra del férreo control social, afrontar las consecuencias, obrar subrepticiamente como si fueran delincuentes de guante blanco y desarrollar su propio autoconocimiento, confrontarse y encontrarse a ellas mismas. Y, por su puesto, amarse con y sin mesura.

Todo es absolutamente meticuloso en cuanto a la ambientación y puesta en escena. La fotografía en 16 mm recuerda a las películas de Wong Kar Wai (In The Mood For Love es aquí una forzosa referencia), y se inspira en artistas de la época como Vivian Maier o Saul Leiter (no tanto en Edward Hopper, pese a que sea esto lo primero que le venga a la cabeza al espectador medio). El vestuario o la partitura clasicista de Carter Burwell son igualmente importantes a la hora de hacer de Carol una obra de arte total que merece todos los Oscar a los que opta este año.

Carol

+ INFO

Director: Todd Haynes

Género: Melodrama queer

Reparto: Cate Blanchett, Rooney Mara, Sarah Paulson, Kyle Chandler, Jake Lacy, Cory Michael Smith, John Magaro y Carrie Brownstein

Guión: Phyllis Nagy, basado en la novela de Patricia Highsmith
Música: Carter Burwell
Fotografía: Edward Lachman

Estreno: 05.02

Venta de entradas: www.entradas.com