22 Enero, 2016. Por

Mia madre

Nanni Moretti
Nanni Moretti airea fantasmas personales en Mia madre
Mia madre

En su última gran película, La habitación del hijo (2001), Nanni Moretti utilizaba un fallecimiento no previsto para ofrecer una devastadora reflexión existencial, cuyos hilos emocionales eran removidos por la inolvidable utilización de una canción de Brian Eno. Como en aquel caso, la ausencia repentina era la excusa, el elemento de confrontación, para redefinir la existencia de los presentes.

Mia madre es lo mismo pero desde un recorrido inverso. La protagonista, Margherita (Margherita Buy), es una directora de cine de mediana edad cuya madre está hospitalizada. Pronto será informada de que le queda poco tiempo de vida. El enfrentamiento a la pérdida será, pues, lento y gradual, con su propio nivel de confusión (diríamos que de caos calmo, como el título de otro filme sobre los efectos de la muerte sobre los vivos protagonizado por Moretti). Paralelamente a las visitas al hospital y a los encuentros con personajes que pivotan alrededor de ella –su hija, su hermano, su pareja que deja de serlo-, la protagonista también está rodando un drama social sobre la lucha obrera. En la misma entrará, como un elefante en una cacharrería, una estrafalaria estrella de Hollywood, Barry Huggins (John Turturro): un divo irritante, irracional e impredecible que acrecentará el estrés vital de Margherita. El rodaje de esa película dentro de la película principal sirve para establecer un diálogo entre la esfera íntima, la profesional y el compromiso social, con todos los dilemas éticos y los autoengaños asociados a ello. Un diálogo también entre lo teórico y lo práctico, los ideales de cierta plasmación de la realidad y lo que es la realidad en sí.

Mérito de Moretti es que, pese a tener siempre presente estas reflexiones de intelectual comprometido italiano tan del siglo XX, con cierto halo nostálgico, endogámico y pagado de sí mismo; consigue rebajar las tentaciones de caer en el onanismo y la pedantería y apela a un tono que intenta ser de cine popular, aunque no le salga del todo. Lo que podría ser un dramón, es rebajado con toques cómicos -todos ellos encarnados por el personaje de Turturro, por momentos excesivamente grotesco-, y el relato realista convive con bastante armonía con ensoñaciones, fantasías o viajes alucinados al pasado de la protagonista. En la más reseñable, la que sucede en la exageradísima cola de un cine durante el estreno de El cielo sobre Berlín, planean simultáneamente las sombras de Woody Allen y Federico Fellini.

No sé hasta qué punto es necesario que el espectador conozca el extremo parecido entre las circunstancias autobiográficas de Moretti (aquí hay pistas) y las que vive el personaje central de la película. Aislándose de ello –y de la aparente cura de ego que supone el que su trasunto sea una mujer y él se ponga a un lado interpretando a un personaje secundario-, lo cierto es que la película consigue, hasta cierto punto, transmitir la desazón existencial de la protagonista, el dilema moral entre sus implicaciones profesionales, familiares y afectivas, entre lo que quiso ser y lo que descubre que es. En suma, el reconocimiento de un fracaso vital en esa edad en que la pulsión de mirar atrás ya empieza a ser mucho más fuerte que la de mirar hacia delante. Hay elementos en el argumento de esta película que deberían llevar a conectar emocionalmente con fuerza, a llegar al corazón del espectador, pero no ha sido del todo así en el caso de este cronista. Tal vez porque, en la opción ética de Moretti de eludir la pornografía sentimental, se pasa tanto de frenada que crea una distancia insalvable. Tal vez porque el concretísimo retrato generacional y social de Margherita impide conectar de modo más universal. O quizá porque la película parece, por momentos, tan dispersa e indefinida como la cabeza de su protagonista.

Mia madre

+ INFO

Director: Nanni Moretti

Género: Drama

Reparto: Margherita Buy, John Turturro, Nanni Moretti, Giulia Lazzarini, Beatrice Mancini, Stefano Abbati y Enrico Ianniello.

Guión: Gaia Manzini, Nanni Moretti, Valia Santella, Francesco Piccolo  y Chiara Valerio.
Fotografía: Arnaldo Catinari
Música: Michael Giacchino

Estreno: 22.01

Venta de entradas: www.entradas.com