27 enero, 2014. Por

Presentimientos

Santiago Tabernero
Santiago Tabernero juega a David Lynch en un drama psicológico coescrito por Eduardo Noriega
Presentimientos

Julia (Marta Etura) y Félix (Eduardo Noriega) son una parejita feliz y normal de las de toda la vida, de las que trabajan de lunes a viernes, comparten sofá y lata de cerveza a la noche, dejan de salir de fiesta “porque ya no tienen edad”, tienen hijos a los que llaman Teo o Tito o Lucas, van al cien montaditos los fines de semana y después al Retiro para hacerse selfies en una barquita poniendo caras feas y demostrando su amor a Facebook. Pero, como nada en esta vida -o al menos la estereotipada vida que tratan de vendernos en este filme entre manos- dura para siempre, la relación termina torciéndose y en un intento por “recuperar el amor y volver a enamorarse” no se les ocurre otra cosa que tomar unas vacaciones en un resort de la Costa Brava. Todo esto en los primeros cinco minutos de la película. Touché.

Ahora vamos con el grueso del filme. Después de un accidente de tráfico Julia queda atrapada -sin ser consciente- en un coma con estructura de sueño pero bastante cercano a la realidad. Una especie de vía crucis kafkiano en el que tendrá que padecer el extravío de su familia y encarar sus miedos y errores del pasado y gracias al cual nos enteramos de que Julita no es la Julia que trataba de mostrar al principio sino una loca del coño (en su definición sí que se han lucido, no como los de GQ) con una doble vida en la que en ninguna se siente feliz.

Esta catarsis redentora incluye todo tipo de clichés: desde las referencias cinematográficas explícitas al cine de David Lynch (no perderse el inquietante momento de la mutación ensoñadora de Irene Escolar y Noriega en un impenetrable comisario de policía que puede recordar al Robert Blake de Carretera Perdida), pasando por las construcciones que el inconsciente fabrica para protegernos de lo que no queremos reconocer o ver (como en Shutter Island) hasta las ideas de perdón y purificación más repelentemente judeocristianas. Casi todo ello parido con una gratuidad y aleatoriedad que ponen los pelos de punta en más de una ocasión pero que, por momentos, parece que se endereza y ganando credibilidad e incluso interés y misterio.

El problema es que, en este tortuoso desarrollo de los acontecimientos, la previsibilidad termina de machacar el resultado final. Y es que, aunque las similitudes argumentales y las formas coincidan, no piensen que ésta va a ser la versión española de Mulholland Drive con tintes de Hable con ella; el pastiche no termina de resultar.

Finalmente, una advertencia: agarren bien sus palomitas al ver a Lourdes Hernández (Russian Red) en una burda falsificación de Isabella Rosselini en Terciopelo Azul, no sea que la vergüenza ajena les provoque temblores involuntarios y se les caiga el cubo de este delicioso y explosivo cereal.

Presentimientos

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Santiago Tabernero

G�nero: Drama

Reparto: Eduardo Noriega, Marta Etura, Irene Escolar, Alfonso Bassave y Silvia Tortosa

NULL

NULL

Novela original: Clara Sánchez
Guión: Santiago Tabernero y Eduardo Noriega
Música: John Valent
Fotografía: Pablo Rosso

Estreno: 24.01

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com