7 junio, 2013. Por

Inch’Allah

Anaïs Barbeau-Lavalette
Anaïs Barbeau-Lavalette muestra su visión personal de la realidad Palestina en su nueva película
Inch’Allah

Ser testigo directo de ambas facciones de un mismo conflicto tiene el riesgo de verte envuelto y pringado en una mierda que, en principio, no te pertenece pero, ¿hasta qué punto carece el espectador de la obligación moral y ética de denunciar, socorrer y/o en definitivas cuentas, de involucrarse y posicionarse en un conflicto con la intención de aportar su granito de arena para el desarrollo de su resolución?

Es el caso de Chloe (Evelyne Brochu), una joven tocóloga canadiense que se ocupa de mujeres embarazadas bajo la supervisión de Michael, un médico francés, en un ambulatorio improvisado en un campo de refugiados de Cisjordania. Junto con su amiga y vecina Ava (una joven soldado) se dirige a diario desde Jerusalén a los controles para pasar al otro lado, a las afueras de Ramallah, donde se encuentra el asentamiento en el que viven Rand (una paciente embarazada cuyo marido se encuentra en la cárcel y por la que Chloe siente un profundo afecto), Faysal (el hermano mayor de Rand y un fervoroso resistente) y Safi, el hermano pequeño de ambos, un niño marcado por la guerra, que sufre una especie de autismo y sueña con cruzar las fronteras volando. Su relación con esta familia, su privilegiada posición y relativa libertad para pasar de un lado a otro, la serie de sucesos trágicos que acontecerán a lo largo de la película y la bipolaridad de su situación llevarán a Chloe a una situación límite que le impide contener sus emociones y sus propios actos reflejos.

Anaïs Barbeau-Lavalette ya había rodado con anterioridad en Palestina, más concretamente el documental Si j’avais un chapeau. Sus sentimientos ambiguos por el lugar (amor y odio, fascinación y confrontación) le hicieron volver para quedarse e investigar su cultura en primera persona, a pesar de los riesgos y la restricción de libertades (especialmente para las mujeres) a la que se veía sometida. Muchos de los personajes que aparecen en la película están inspirados en personajes de la vida real con los que mantuvo relación durante su estancia y la película se ha convertido en un legado personal de su parcial visión sobre Palestina sin caer en pretenciosos posicionamientos morales o políticos, en una visión monolítica del mundo árabe o en la megalómana e inabarcable idea de explicar la compleja realidad palestina.

Cabe destacar las excepcionales actuaciones de Evelyne Brochu -que ya destacó entre el genial reparto de Café de Flore y que en Inch’Allah se confirma su excelente versatilidad y su poder para interpretar y transmitir emociones muy complejas y elaboradas- y Sabrina Ouazani -genial en su papel de dicharachera, salvaje y valiente mujer a su manera en un mundo machista y de libertades coartadas-, verdaderas protagonistas de este arriesgado filme que, a pesar de estar contado desde una perspectiva femenina no es una película “de mujeres para mujeres” sino un verdadero relato apasionante de una realidad cruda y, lamentablemente, perpetuada en el tiempo.

Inch’Allah

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Anaïs Barbeau-Lavalette

G�nero: Drama

Reparto: Evelyne Brochu, Sabrina Ouazani, Sivan Levy, Yousef 'Joe' Sweid, Hammoudeh Alkarmi, Zorah Benali, Carlo Brandt, Marie-Thérèse Fortin, Ahmad Massad y Yoav Donat

NULL

NULL

Guión: Anaïs Barbeau-Lavalette
Fotografía: Philippe Lavalette
Música: Lévon Minassian

Estreno: 07.06

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com