16 febrero, 2012. Por

Shame

Steve McQueen
Michael Fassbender protagoniza Shame: un canto atormentado sobre el vaciamiento interno
Shame

¿Cómo se consigue purgar la soledad, el vacío del (supuesto) éxito, el tormento de la autoexigencia física, la constante presión, la tensión relacional? Brandon, el protagonista de Shame que encarna Michael Fassbender, lo tiene claro: follando. Bueno, follando, pajeándose, ligando, mirando, deseando. Los gerundios más sexuales que te vengan a la cabeza ya militan en la suya desde hace eones. Y, sí, lo hace: un consumidor del exceso y la perversión, putero orgulloso, pajero mecánico, pornófilo encantado de serlo, consumidor de todo tipo de productos web de índole sexual (desde el sexo por webcam hasta el visionado de todo tipo de perversiones mayúsculas por redes sociales de porno) y, por encima, un solitario. Un solitario vacío por dentro, convencido de la falacia irreal del compromiso y el amor en los tiempos que corren, con un sinfín de crisis de identidad embebidas en su ser y una constante lucha, casi violenta, en su afán por no querer a la gente (a su hermana, a su jefe, a las mujeres, a su trabajo). El retrato feroz del hombre excesivo desde el silencio, la persecución y la psicología psicopática de un traumatizado por ley.

Steve McQueen ya sentó las bases de una metáfora poética de corte cine experimental en Hunger, el título que lo puso en boca de todos y que le abrió las puertas a la hora de contar con Michael Fassbender y Carey Mulligan para Shame. Y no es que este segundo film del británico sea una émula del anterior. Y precisamente por eso es que Shame se ha erigido como uno de los últimos grandes films que aterrizaron en la gran pantalla: porque matiza esas dotes poéticas de los planos-secuencia largos (minutos de persecución intro-misiva), retratos puros de la psicología más morbosa de personajes que son absolutamente desperdicios-consecuencia de la sociedad del exceso y, en definitiva, un tacto inusual para retratar con dotes fotofílmicas y completamente realistas y actuales el saber de los solitarios, la conformidad y necesidad de ocupar el tiempo ocupado y rodeado de gente, pensamientos y sentimientos que consigan omitir un veredicto acerca de la podredumbre social que es pura urdimbre y fatalidad.

Y allí aparece un personaje como Brandon, un obseso sexual que no sabe disfrutar con una normalidad decente del sexo, que acaba ocultando pero sin cuidar una paleta de excesos que, parece, lo están llevando al infierno; una mezcla que lo conecta con personajes recientes como el del principio psicosomático del Ryan Gosling de Drive (pero dentro de un perfil menos fantástico e intenso y, en cierta manera, más fanático aquí en Shame), el George Clooney de Up in the Air (por ese convencimiento ejecutivo y administrado en verbo y saberes del solitario-follador orgulloso de sí mismo y de su estilo de vida cuando, de eso, nanái), el follador excesivo que Tom Cruise representa en Eyes Wide Shut, el amor masoquista del pánico jodorowskyano (con texto de Arrabal) Fando y Lis o hasta incluso el Antonio Banderas de Átame! (por ese conflicto obsesivo con la sexualidad). Un sinfín de elucubraciones que, incluso uniéndose, ni siquiera se acercarían a la magistral interpretación que Fassbender (digno de Óscar y que logra eclipsar a una Mulligan en su mejor registro hasta la fecha: una especie de fracasada crónica en constante amenaza de suicidio: una muñeca rota necesitada de todo) entrega en una Shame tan tormentosa como poco vitalista, tan funeraria y suicida como dramática sin caer en tópicos, tan clásica como operística. Una obra maestra, dicen. No seré yo quien les lleve la contraria.

Shame

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Steve McQueen

G�nero: Drama

Reparto: Michael Fassbender, Carey Mulligan, James Badge Dale, Nicole Beharie, Jake Richard Siciliano, Hannah Ware, Alex Manette, Chris Miskiewicz, Jay Ferraro y Anna Rose Hopkins

NULL

NULL

Guión: Steve McQueen y Abi Morgan
Música: Harry Escott
Fotografía: Sean Bobbitt

Estreno: 17.02

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com