27 mayo, 2011. Por

El Castor

Jodie Foster
Jodie Foster juega a la tragicomedia absurda desde la mirada de un desquiciado social
El Castor

¿Hasta qué punto nuestros pequeños momentos de locura se materializan en verdaderas idas de olla que procuramos maquillar? Que a Mel Gibson se le ha ido la pinza desde hace años, no cabe duda, pero desde aquella cómico-infame ¿En qué piensan las mujeres? que no se topaba con un papel protagonista que rebusque y perfore tanto en la psicología del ser humano, esta vez no tanto desde el descubrimiento del otro, sino del afán de superación de uno mismo y del arte curativa del álter ego y el amigo imaginario como nexo de salvación… o de auto-final.

Jodie Foster se vuelve a poner el traje de directora (y de actriz protagonista, como ya hiciera también en su debut cinematográfico como directora en El pequeño Tate) para sumirse en El Castor, una suerte de comedia negra trágica, con tanto de drama como de, por momentos, risa hilarante. Narra la historia de Walter Black (Mel Gibson), hombre de mediana edad, atractivo y, sobre todo, padre, marido y empresario fracasado. Su depresión desemboca en la separación de su esposa Meredith (Jodie Foster) y el cada vez más evidente odio de su hijo mayor hacia él. Al borde del suicidio, solo, desencajado y completamente perdido, Black encuentra una solución. ¿O no es Black? Un alter ego nace de sí mismo en forma de castor de peluche atado a su mano. Gibson acaba protagonizando una suerte de esperpento simulador de ventrílocuo reencarnando una especie de Doctor Jekyll y Míster Hyde moderno que lo quita de la depresión y encuentra soluciones para sus problemas familiares y laborales. Black no habla: el que habla es el castor de peluche vía la garganta de Black. Las grandes esperanzas que la versión paralela de Black crea son tan esperpénticas que, es normal, el espectador se plantea hasta qué punto el ejercicio es bueno o una mera gilipollez. Curiosamente gana enteros: Gibson acaba bordando un papel tan hilarante e histriónico como convulso, dramático, tragicómico y limítrofe a la vez que la historia de amor paralela entre su hijo mayor y el pibón de su instituto también llaman la atención (aunque lo suyo hubiera sido centrarse en una u otra historia con mayor ahínco y no tanta superposición de las mismas). Quizás el entorno empapado de clichés, una Foster que no está tan metida en su papel protagonista como en la coordinación como directora y la ausencia de justificaciones algo más racionales quitan puntos a una película como El Castor que, además de hacerte reír y (si eres un poco nenazas) llorar, apuesta fuertemente por la moraleja en un entorno tan natural como paródicamente sensible. La locura colectiva y la locura individual al límite del temblor.

El Castor

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Jodie Foster

G�nero: Tragicomedia

Reparto: Mel Gibson, Jodie Foster, Anton Yelchin, Jennifer Lawrence, Riley Thomas Stewart, Paul Hodge y Michelle Ang

NULL

NULL

Guión: Kyle Killen
Música: Marcelo Zarvos
Fotografía: Hagen Bogdanski

Estreno: 27.05

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com