16 agosto, 2010. Por

Mi refugio

François Ozon
François Ozon firma un drama de solitarios con Mi refugio
Mi refugio

A priori, y juzgando sólo la cáscara de la película, entenderíamos por qué a François Ozon se lo conoce también como el Almodóvar francés: un drama no tan intenso como los del español pero orientado alrededor de un mundo excesivo, excéntrico y con la temática de las drogas y la homosexualidad como cuestiones de peso para abordar asuntos más globales. La diferencia es que Ozon maniobra para otros sitios, quizás más concretos que los de nuestro director más internacional. En Mi refugio batalla un drama angosto, centrado en dos personajes, escrito entre silencios y encontrando en el distanciamiento de la civilización el centro de un caos interno superior.

La cojera y, a su vez, el triunfo principal de Mi refugio sea, probablemente, la falta de información. Ozon nos va entregando imágenes y retazos de una vida continuada sin explicar muy bien los porqués. Y bien que hace, en realidad. La película empieza fuerte, con explícitas, frías y realistas imágenes de Louis y Mousse (la protagonista total de la película), dos heroinómanos al borde del colapso (literalmente) buscándose la vena por todo el cuerpo para aplicarse una nueva dosis de caballo, entregados totalmente a la droga y recordando a algunas de las parejas de cine más yonkis (desde Leto / Connelly en Réquiem por un sueño a Ugalde / López de Ayala en Báilame el agua), pero con un toque bastante más crudo y objetivo de la realidad de la drogodependencia. Dura poco. Louis muere y Mousse despierta del coma un par de días después enterándose que su novio la palmó y que ella tiene un bombo que cuenta ya los dos meses. A partir de ahí, una vida de autoexilio emocional al sur de Francia, el intento constante de rearme físico y psicológico (con severos tragos de metadona de por medio), un lema que rodea su atmósfera con constancia (“nuestro destino es sufrir”, se dice en un momento) y con la soledad y la nostalgia de añorar lo que nunca jamás sucedió (con permiso de J. Sabina) como telón de fondo. Hasta que sucede: Paul, hermano de Louis, visita a Mousse en su retiro espiritual de nueve meses y cambian los esquemas de ambos. Se crea una conexión que afectan más a ésta que a él y, a partir de ahí, millones de cosas que François Ozon omite con palabras pero entrega con miradas, gestos y reflexiones silenciosas de la propia protagonista. Mi refugio pinta como una película previsible pero que acaba dando un giro total a la normalidad y plasticidad del cine dramático europeo (un final apoteósico e inesperado) gracias, en parte a aquellas cojeras a las que hacíamos referencia y en parte a una Isabelle Carré que vuelve a crear un papel tan creíble, dramático y excéntrico como Mousse.

Mi refugio

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: François Ozon

G�nero: Drama

Reparto: Isabelle Carré, Louis-Ronan Choisy, Pierre Louis-Calixte, Melvil Poupaud

NULL

NULL

Guión: François Ozon, Mathieu Hippeau
Música: Louis-Ronan Choisy
Fotografía: Mathias Raaflaub

Estreno: 13.08

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com