29 agosto, 2014. Por

El secuestro de Michel Houellebecq

Guillaume Nicloux
El enigmático escritor francés se ríe de sí mismo y de todo el mundo en la inclasificable El secuestro de Michel Houellebecq
El secuestro de Michel Houellebecq

Aparentemente, en septiembre de 2011 y en plena gira promocional de su novela El mapa y el territorio, el escritor francés Michel Houellebecq desapareció sin dejar rastro. Al menos, con esta idea es con la que juega Guillaume Nicloux en este intrincado ejercicio metafílmico (¿falso documental o falsa ficción?, ¿cinéma vérité impostado o experimento de post-humor?) que parece ser una extensión cinematográfica de la cáustica forma de jugar con su propio personaje ya utilizada por Houellebecq precisamente en El mapa y el territorio (en un momento del libro, él mismo, como personaje de ficción, también desaparece, aunque con diferente desenlace).

Aparentemente, por tanto, Michel Houellebecq fue secuestrado en septiembre de 2011. Si nos ceñimos a la literalidad de la película, él (interpretado por sí mismo) habría sido raptado por tres mendrugos –al estilo de los de las historias tipo Rififí o El quinteto de la muerte-, que le retendrían en una casa en la que sólo van a suceder cosas absurdas. Con un humor tan seco como negro, veremos cómo se juegan a romper todas las convenciones y expectativas del cine de secuestros y se redefine el síndrome de Estocolmo al observar la original convivencia entre raptores y víctima –por momentos más propias de un huésped que alquila una casita de vacaciones con los propietarios de la misma-, sus diálogos y alguna salida de tono de desternillante incorrección política (¡atención al momento en que los secuestradores contratan a una prostituta que se hace pasar por familiar para tenerle contento!).

En realidad, parece que no es tan interesante lo que en sí sucede como lo que crees que sucede, y amparándose en el constante enigma que es la vida del escritor. ¿Es Houellebecq realmente así o está encarnando a otro personaje haciéndose pasar por sí mismo? ¿Es todo una monumental farsa o quizás se base en experiencias más verdaderas de lo que nos podemos imaginar? ¿Quiénes son actores y quiénes personas reales? ¿Qué hace ahí Françoise Lebrun, la mítica protagonista de La maman et la putain? Desde el inicio hasta el final, uno es claramente consciente de que le están tomando el pelo, pero nunca se sabe exactamente de qué manera, con qué intenciones, hacia dónde te quieren llevar. El desafío parece ser el de poner a prueba la irritabilidad del espectador, y ahí está, por encima del ejercicio intelectual que queramos hacer al respecto, su mayor encanto.

El secuestro de Michel Houellebecq

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Guillaume Nicloux

G�nero: Comedia

Reparto: Michel Houellebecq, Luc Schwarz, Mathieu Nicourt, Maxime Lefrançois y Françoise Lebrun

NULL

NULL

Guión: Guillaume Nicloux
Fotografía: Christophe Offenstein

Estreno: 29.08

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com