28 Septiembre, 2009. Por

Destino: Woodstock

Ang Lee
Destino: Woodstock, una comedia de Ang Lee sobre el mítico festival
Destino: Woodstock

Como bien ha dicho Ang Lee, el mito de Woodstock se construyó años después de celebrarse el festival. Aquellos Tres-Días-de-Paz-y-Música (concretamente, del 15 al 18 de agosto de 1969) son hoy tomados como símbolo idealista de una era pero, en realidad, llegaron justo entre los crímenes de Charles Manson y el infame concierto de los Rolling Stones en Altamont. En efecto: Woodstock no fue más que un fugaz espejismo cuya mitología comenzaría a extenderse gracias a la célebre película documental de Michael Wadleigh (estrenada en EE UU en marzo de 1970). El subconsciente de todas las generaciones posteriores ha sido colonizado de tal manera por las imágenes de aquel film que al autor de Brokeback Mountain y La tormenta de hielo no le quedaba otra que rendirles homenaje en su adaptación de la novela biográfica de Elliot Tiber.

Destino: Woodstock
copia el mismo estilo visual –incluido el llamativo uso de la polivisión- para contar la historia de aquellos tres días desde un punto de vista menos sociológico, cero musical y cien por cien personal. Desde luego, en un referente tan sobreexplotado como el del gran festival hippy, recordar por enésima vez los conciertos de Jimi Hendrix o Janis Joplin sería absolutamente estéril, así que Ang Lee se centra en cómo el joven Elliot Tiber contribuyó a su organización y como lo vivió. Lo hace sin ínfulas de trascendencia, con una visión cariñosa y humorística, aunque a veces se le vaya la mano en este aspecto: el personaje de la madre (interpretada por Imelda Staunton, la Vera Drake de Mike Leigh) se pasa por momentos de grotesco y algunos retratos sociales caen en exceso en el cliché (el grupo de teatro de vanguardia, el policía con la flor en su casco, la pareja ciega de ácido). Siendo ésta una película bastante amable para lo que Ang Lee suele acostumbrar, tampoco cae en la mitificación gratuita, sino que ofrece una visión moderadamente alternativa a esa historia oficial tantas veces contada. 

Otro de sus logros es la adecuación histórica, conseguida de tal modo que hasta uno se puede creer perfectamente que la película fuese rodada hace cuarenta años… salvo por un detalle algo cantoso: la utilización de técnicas digitales para recrear ciertas sensaciones de un viaje de tripi (¡con todo el legado visual que dejó la psicodelia de la época!). Otras dos cosas a reseñar: la sutil forma en que relaciona la explosión de libertad hippy con la normalización de la cultura homosexual (los famosos disturbios de Stonewall de los que germinó el Día del Orgullo Gay se produjeron dos meses antes de Woodstock), y lo bien que plasma algo que, cuatro décadas después, sigue sucediendo en los festivales de música de todo el mundo: el rechazo de los lugareños a la invasión de jóvenes desconocidos y su posterior aceptación con los brazos abiertos en cuanto se vuelven conscientes del dinero que pueden hacer a su costa.

Destino: Woodstock

+ INFO

Nombre exposición: NULL

Director: Ang Lee

Género: Comedia

Reparto: Demetri Martin, Imelda Staunton, Liev Schreiber, Henry Goodman, Paul Dano, Emile Hirsch

NULL

NULL

Guión: James Schamus, basado en la novela de Elliot Tiber y Tom Monte

Estreno: 25.09

Dirección: NULL

Cuándo: NULL

Precio: NULL