5 Mayo, 2016. Por

Ahora sí, antes no

Hong Sangsoo
Hong Sangsoo seduce con un extraño relato que se desdobla en dos: 'Ahora sí, antes no'
Ahora sí, antes no

El surcoreano Hong Sangsoo tiene una personalísima forma de contar historias a la que nunca ha sido infiel, tanto en tono como en narrativa, temática, personajes y estilo visual. Su decimosexta película narra de modo aparentemente complejo una historia aparentemente sencilla. Un director de cine llega a una pequeña ciudad para dar una charla. Mientras visita un museo, conoce a una chica, una pintora más joven que él, y ambos entablan una relación amistosa-romántica.

La sorpresa es que, a mitad del metraje, la crónica de este breve encuentro de 24 horas finaliza bruscamente y la historia vuelve a comenzar de nuevo, desarrollándose del mismo modo con algunas ligeras variaciones. La estructura del relato, aunque tenga rasgos que recuerden a ello, no es un “¿qué habría sucedido si en vez de esta decisión tomase esta otra?” al estilo de Dos vidas en un instante. Tampoco un “todo se repite pero ahora aprendo de la experiencia pasada y todo evoluciona a mejor”, tipo El día de la marmota. Ahora sí, antes no se parece algo más a uno de esos juegos de las siete diferencias en que se contraponen dos imágenes casi idénticas y uno tiene que hacer ejercicio de agudeza visual para observar los pequeños detalles que cambian.

"Mucho más que un truco"
Pero, más allá del truco narrativo o incluso autorreferencial -podría considerarse la obra del cineasta también como una sucesión de pequeñas variaciones sobre el mismo tema-, la película plantea una mirada entre costumbrista y naïf que, sin embargo, encierra inteligentes planteamientos psicológicos y filosóficos que deja al arbitrio de la libre interpretación del espectador. Advierto aquella idea de Heráclito sobre la imposibilidad de bañarse dos veces en el mismo río, traducida aquí en el comportamiento humano: en caso de repetirse la misma situación, nunca repetirías un mismo gesto, una misma entonación o ni siquiera la misma respuesta a la misma pregunta. Pero, en realidad, ésta es una interpretación demasiado racional de una película más bien sensorial. Lo verdaderamente interesante de ella es el poso que deja a nivel de emociones, su sutileza, su extraño sentido del humor, su ebriedad a punto de explotar pero siempre contenida, su calidez… Hay un personalísimo encanto que va in crescendo hasta que, en los momentos finales, uno advierte que ha quedado capturado por una insondable sensación de melancolía y una sonrisa agridulce y embobada.

Avalada por el premio a la mejor película en los festivales de Gijón y Locarno, ésta es la segunda cinta de Hong Sangsoo que llegará a las salas comerciales españolas, aunque su estreno sea limitado a ocho pantallas: tres en Barcelona, y una en Madrid, Málaga, Sevilla, San Sebastián y Valencia. Puede producir cierto choque a quien no esté acostumbrado a la lentitud y la morosidad, al concepto tradicional de “tienen que pasar muchas cosas”, pero sin duda fascinará a quien se encuentre abierto a nuevas experiencias cinematográficas. Si es así, no se la pierda.

Ahora sí, antes no

+ INFO

Director: Hong Sangsoo

Género: Cine independiente

Reparto: Jae-yeoing Jeong, Min-hee Kim, Yeo-jeong Yoon, Ju-bong Gi, Hwa-Jeong Choi, Joon-sang Yoo y Young-hwa Seo

Guión: Hong Sangsoo
Fotografía: Park Hongyeol
Música: Yeong Yongjin

Estreno: 06.05

Venta de entradas: www.entradas.com