15 enero, 2016. Por

La chica danesa

Tom Hooper
Eddie Redmayne protagoniza otro papel de Oscar en el drama biográfico La chica danesa
La chica danesa

La transexualidad está de moda, ya no hace falta remontarse a la filmografía de Almodóvar para encontrar una película que aborde la cuestión de la identidad de género. Xavier Dolan triunfó hace un par de años con Laurence Anyways y a François Ozon se le quedó grande el asunto este pasado otoño con Una nueva amiga. Pero si algo hemos aprendido desde aquel estreno de Los Sopranos en televisión a comienzos del siglo XXI, es que la tendencia ya no la marca el cine sino las series, y en ese campo, el tema queda exitosamente cubierto en Transparent, ganadora de los Golden Globe Awards 2015.

De premios y grandes éxitos va la cosa, y es que Eddie Redmayne destaca y brilla en el cielo de Hollywood por sus camaleónicos papeles en lo que se podrían llamarse como buenas películas para un público no especializado. Entre ellas el film que le valió el Oscar el año pasado, La teoría del todo, en el que interpreta magistralmente al físico Stephen Hawkins; o la también oscarizada Los Miserables de su compatriota el director británico Tom Hooper, con el que repite de nuevo en La chica danesa; y de calibre menor, pero igual de reseñable por el fenómeno fan que envolvía todo lo que llevase el sello de Ken Follet, la adaptación para televisión del best-seller Los pilares de la tierra. En definitiva, éxitos comerciales que llenan multi-salas pero que a la vez ofrecen algo más que solo entretenimiento; ese “algo más” es lo que les hace destacar frente a otras grandes producciones.

En esencia, La chica danesa, el segundo drama biográfico donde Redmayne reafirma su sensibilidad a la hora de interpretar a personajes de vidas extraordinarias y disonantes, es eso, una película pensada para alcanzar al mayor número posible de personas con grandes actores, una lograda escenografía y una historia real y original en la que se manejan valores universales, sacrificando a cambio una aproximación al tema más cruda, emotiva y a la fin, real. En este caso el actor se mete en la piel del artista Einar Wegener a.k.a. Lili Elbe, la primera persona transexual conocida a la que se le realizó una operación de cambio de sexo. Le acompaña en tan complejo papel una Alicia Vikander llena de matices, en el rol de su esposa la también pintora Gerda Wegener. Una historia de amor, de lucha, de valentía (por parte de ambos personajes), preciosamente retratada hasta el más mínimo detalle, pero que a la vez resulta algo tibia, además de reiterante y algo monótona a ratos.

La conclusión que se puede sacar de todo esto se resume en este párrafo: ¿merece la pena ir a verla?: sí; ¿son necesarias este tipo de películas?: sí; ¿aportan algo positivo al saturado mass market?: sí; ¿vas a salir del cine pensando que acabas de ver una gran obra?: no.

La chica danesa

+ INFO

Director: Tom Hooper

G�nero: Drama, biografía, transexualidad

Reparto: Eddie Redmayne, Alicia Vikander, Amber Heard, Ben Whishaw, Matthias Schoenaerts y Victoria Emslie

Estreno: 15.01

Venta de entradas: www.entradas.com