3 julio, 2015. Por

Aprendiendo a conducir

Isabel Coixet
Isabel Coixet hace prácticas en la comedia romántica indie de tono amable con Aprendiendo a conducir
Aprendiendo a conducir

Muchas de las palabras que aplicábamos a la reseña de Mi otro yo se podrían extrapolar a esa incursión en la comedia romántica indie de Isabel Coixet que es Aprendiendo a conducir. Con una salvedad: éste es un filme más logrado. De hecho, estamos en un terreno con el que la directora catalana se encuentra bastante más familiarizada, ya que lindó con él en la que sigue siendo su mejor película, Cosas que nunca te dije. Han pasado veinte años desde entonces, y aquellas zozobras ilustradas de juventud se reencauzan ahora en un nuevo relato de iniciación –con guión de Sarah Kernochan e inspirado en un artículo de Katha Pollitt para The New Yorker– adaptado a la edad adulta, subrayando la idea de que, en realidad, nunca es tarde para aprender a vivir.

Wendy, una prestigiosa crítica literaria encarnada por Patricia Clarkson, acaba de separarse de su esposo después de que éste le confesara que llevaba tiempo siéndole infiel con una mujer más joven. Ante el pánico vital inferido por todo esto, una de las primeras decisiones que toma es aprender a conducir. Para ello contratará a un taxista indio, Darwan (Ben Kingsley). La película muestra la transformación vital que irá operando en ambos personajes a partir de estas lecciones por las calles de Nueva York. Es una metáfora más que obvia (aprender a conducir y a conducirse por la vida, a adquirir independencia y autoestima) que confluye con la relación, híbrido amistad-amor, que se teje entre ambos en sus respectivas encrucijadas vitales: ella debe afrontar la ruptura y reencauzar su vida sentimental, mientras que él, inmigrante solitario que también ha sobrepasado la mediana edad, está a punto de contraer un matrimonio concertado con una mujer que no conoce.

No hay nada realmente sorprendente en esta comedia amable, de tono siempre ligero y políticamente correcto (alabanza del melting pot incluido) y cuyos conflictos no van más allá de la problemática sentimental individual de cada personaje. Es un tono muy cercano al de otros filmes indies orientados a adultos: me ha recordado especialmente a Una cita para el verano, pero también a Sobran las palabras o a las películas de Tom McCarthy. Eso muestra la voluntad de Isabel Coixet de seguir probándose en el cine de género, evitando paranoias personales y engolamientos de autor, lo cual acaba siendo en cierto modo agradecible. Pese al tono consensualista y la previsibilidad que destila la película, ésta gana puntos con el finísimo y sagaz humor del texto y, sobre todo, por lo encantadora que resulta la pareja protagonista. Otro factor que no deberíamos pasar por alto es el esfuerzo, diría que consciente, de la autora por contribuir a una mayor paridad de género en las labores técnicas de la película (en cuyo elenco, por cierto, figura la excelente montadora Thelma Schoonmaker). Quedamos a la espera de su próximo, inminente largo, Nadie quiere la noche, con Juliette Binoche.

Aprendiendo a conducir

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Isabel Coixet

G�nero: Comedia romántica indie

Reparto: Patricia Clarkson, Ben Kingsley, Jake Weber y Grace Gummer.

NULL

NULL

Guión: Sarah Kernochan
Fotografía: Manel Ruiz
Música: Dhani Harrison y Paul Hicks
Montaje: Thelma Schoonmaker y Keith Reamer

Estreno: 03.07

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com