4 Enero, 2017. Por

Cine Internacional 2016 (I)

Las mejores películas internacionales del 2016: aquí, del 15 al 1
Cine Internacional 2016 (I)

<<Del 30 al 16>> / <<Del 15 al 1>>

  1. DEADPOOL

Deadpool es esencialmente la película de superhéroes con la que siempre hemos soñado. Una sucesión constantes de bromas internas ideadas con el único objetivo de satisfacer a los Marvel Zombies y a los devotos fanáticos que han seguido la pista de este mercenario con un preocupante interés por los chistes sobre penes en su versión impresa. La viñeta hecha cine. Material para paja de lujo, vamos. Pero no solo los enfermos lectores de cómics van a volverse locos en sus butacas. La cinta de Tim Miller no engaña en ningún momento y lo que promete es lo que da: diversión ultraviolenta para todo el mundo. [LEER MÁS]

  1. TRUMBO

La persecución al comunismo, la ‘caza de brujas’, el macartismo, la búsqueda de culpables, la limitación a las ideologías y es gran farsa que fue la Hollywood de mediados de siglo caben en este biopic. Y es que la historia de Dalton Trumbo, uno de los mejores guionistas de la historia del cine, interpretada por un magistral Bryan Cranston, es tan rocambolesca y bizarra como historiográficamente necesaria para comprender las contradicciones de una industria que no deja(ba) pensar pero que no quería dejar de cobrar por ello.

  1. TODOS QUEREMOS ALGO

Los diálogos derrochan lucidez, nervio y capacidad de enganche. Los personajes van adquiriendo personalidad a medida que avanza la película, haciendo saltar los prejuicios o potenciales antipatías que uno pudiese tener inicialmente. Todas las situaciones son divertidas o interesantes, rezuman ritmo y vigor y te mantienen atrapado, esperando qué será lo siguiente que sucederá. Los semidesconocidos actores dejan entrever que no solo son guaperas hipermusculados o buenorras de manual, sino que tienen madera para convertirse en estrellas del mañana como sucediese entre muchos de los protagonistas de Movida del 76. [LEER MÁS]

  1. ANOMALISA

Es evidente que la película no está hecha para agradar ni complacer. Es una temática demasiado adulta, desasosegante, incluso filosófica, para lo que suele ser habitual en el cine de animación. No hay concesiones, solo desafíos. El estilo es brusco, lacónico, lento y muy proclive a recrearse en el tedio de los no-momentos. Pero también ataca a traición con momentazos de los que te dejan contra la pared (la interpretación, sumida en la más violenta melancolía, de Girls Just Want To Have Fun de Cyndi Lauper por parte de Lisa-Jennifer Jason Leigh; la inclusión a bocajarro de una pesadilla absolutamente surreal que es Kaufman en estado puro…). [LEER MÁS]

  1. CAPTAIN FANTASTIC

Vale, sí, Viggo Mortensen vuelve a regodearse en un nuevo papel que lo deja como un outsider entre los outsiders: un tipo marginal que se inventa un mundo al costado de esos márgenes y que logra articular una bonita utopía. Pero en el caso del film de Matt Ross, existe un submensaje encriptado: la idílica vida salvaje que Mortensen y su familia viven en un remoto bosque al noroeste del Pacífico es también una reflexión sobre la alienación del mundo, la búsqueda de equilibrios y puntos medios y un ejercicio que siembra la duda acerca de una cuestión tan sencilla y poco explorado como que, si el sistema no funciona, ¿por qué no buscar alternativas?

  1. SING STREET

Carney parte de una buena base: la Irlanda de clase trabajadora de 1985, sumida en el paro y la represión católica, pero a cuya juventud llegaban los sueños de liberación y escapismo a través de la música pop. Uno de ellos, Conor, ingresa en una escuela pública de barrio chungo por falta de posibilidades económicas en su familia. El preadolescente, que es un poco nerdo, sufrirá enseguida el acoso de los malotes del colegio pero, a su vez, se fijará en una chica que le roba el corazón y creará un grupo de pop (Sing Street) con el afán de conquistarla. Típica historia de iniciación (en la música, en el amor, en la vida), es casi como si John Hughes rodase su propia versión de Los Commitments con alguna pincelada de Billy Elliot. [LEER MÁS]

  1. THE DUKE OF BURGUNDY

The Duke of Burgundy es una película, como sus protagonistas, enigmática y fetichista, en ocasiones incluso hipnótica. Una muestra más del talento de este director británico que, por primera vez, se asoma a las pantallas de los cines españoles. [LEER MÁS]

  1. EL CIUDADANO ILUSTRE

Parece hecho aposta, como una premonición inesperada, que la película argentina que firma el tándem que dio a luz films especialmente revolucionarios, reflexivos, bizarros y filosóficos a la vez como El hombre de al lado, El artista o Querida, voy a comprar cigarrillos y vuelvo, consiga anticiparse e interpelar con premeditación y alevosía la mecánica de los galardones, el fin del arte, los olimpos invisibles y las metas virtuales. Pero el personaje interpretado con maestría por Óscar Martínez es como el Dylan de los Nobel, pero antes (y sin) del Dylan de los Nobel. Una película que dinamita y rehace la propia idea de la búsqueda de las musas, de los límites de los superficial y de la maquiavélica mecánica consumista que se impone a los grandes artistas cuando se cree que ya no tienen nada que ofrecer.

  1. LA INVITACIÓN

No tengo claro a qué tipo de cenas suele asistir Karyn Kusama, pero desde luego que no se las recomendaría a nadie. Con mal cuerpo, hundido, sin saber muy bien qué ha pasado. En una palabra, roto. Completamente roto. Así es como vas a quedar tras dejar la sala de cine después haber asistido al espectáculo que ofrece La invitación, un film que funciona como una meticulosa bomba de relojería, una sucesión de complejos engranajes que funcionan de forma eficaz y que cumplen con su cometido: atraparte. Una película se te mete debajo de la piel y no te deja hasta que estás exhausto y destrozado. Bendito infierno. [LEER MÁS]

  1. LA BRUJA

El inteligente guión, obra también de su director, Robert Eggers, se sirve de la rigidez moral de los puritanos, de sus férreas normas morales acerca de lo que es correcto o incorrecto para realizar un perturbador retrato de sus personajes, acechados por algo que no terminan de entender, al tiempo que huye de los sustos baratos. La tensión se acumula con lentitud, pero sin pausa, llenando un conciso metraje de apenas noventa minutos, con una fluidez y economía narrativa admirable. Hasta llegar a uno de los finales más impactantes que ha dado el cine fantástico de los últimos tiempos. [LEER MÁS]

  1. ELLE

Si decimos que empatizar con un villano no es ya nada nuevo —desde que por fin los buenos no son tan buenos y los malos se muestran con matices—, llegar incluso a sentir deseo por ese “mal” encarnado en humano no debería suscitar ninguna alarma tampoco. Pero no es el caso y seguramente esta reseña, al igual que la película en si, haga poner el grito en el cielo a más de uno. Lo más interesante de la cinta de Verhoeven es sin duda su apuesta por pisar un terreno pantanoso del que es imposible salir inmaculado. [LEER MÁS]

  1. SPOTLIGHT

Spotlight es esa película que se presenta con ganas de abofetear a quienes creen que este es un tema pasado, y lo hace en un momento de supuesta renovación de la Iglesia católica, tras la reciente investidura del Papa Francisco, poniendo el dedo en la llaga con la esperanza de remover conciencias y abrir los ojos frente a las dimensiones del asunto, antes de que de ese mar revuelto emerja un tsunami que nos acabe hundiendo a todos en su lodo. [LEER MÁS]

  1. LA LLEGADA

¿Qué quieren? ¿Por qué se han distribuido así? ¿Están más avanzados que los humanos? ¿Es el fin del mundo o el inicio de una nueva relación interplanetaria? ¿Es posible tratar con ellos? ¿Cómo hacemos para comunicarnos si los sonidos que imponen suenan más parecido a un acorde de una canción de Sonic Youth que a algún tiplo de vocablo de tradición romántica? A pesar de ese envoltorio de cine apocalíptico y de ciencia-ficción pura y clásica (la temática de extraterrestres posiblemente sea de las dos o tres más recurridas del género), La Llegada va bastante más allá en su cometido. De hecho, Denis Villeneuve parece utilizar este envoltorio para edificar un mensaje que trasciende géneros: utiliza ese trasfondo de ficción futurista para profundizar en cuestiones mucho más personales, como el drama de la pérdida y la conquista del romanticismo; pero también roza la crítica humanista y el alegato acerca de la desunión entre las naciones y culturas que formamos parte del globo terráqueo, sin perder comba a un ritmo especialmente tenso y agobiante, de thriller ampuloso, denso, molesto. [LEER MÁS]

  1. PATERSON

Un poema visual, un ejercicio de levedad narrativa, una reversión de El día de la marmota o el posible nuevo Olimpo cinematográfico de un Jim Jarmusch al que creíamos que daríamos por perdido. Y es que todo en Paterson invita a pensar en esas corrientes circulares en el tiempo que se dan en la vida rutinaria, con la belleza cotidiana como escaparate pero también con las frustraciones y vaivenes del devenir del día a día; con el romanticismo de las cosas sencillas pero también con los pequeños grandes cambios que nos pueden dejar fuera.

  1. THE NEON DEMON

Nicolas Winding Refn (1970), director de Bronson, Valhalla Rising y Solo Dios perdona, entre otras, regresa a la ciudad en la que está ambientada su mayor éxito, Drive, un romance criminal minimalista entre Jean-Pierre Melville y Walter Hill, para contarnos una historia completamente distinta. Una especie de versión de El valle de las muñecas en clave de giallo destinada a convertirse en una de las películas más provocadoras, irritantes o fascinantes, de los últimos tiempos. [LEER MÁS]

<<Del 30 al 16>> / <<Del 15 al 1>>

Cine Internacional 2016 (I)