12 junio, 2015. Por

Jurassic World

Colin Trevorrow
La cuarta entrega de Parque Jurásico recupera, con mayor ostentación y efectos, la esencia de Spielberg
Jurassic World

El parque temático más legendario de la historia del cine reabre sus puertas; y en él no solo hay “monstruos” de piel verde con escamas, y no nos estamos refiriendo a las nuevas especies creadas genéticamente para esta nuevo episodio, como su terrorífica protagonista Indominus Rex, sino al propio ser humano, que repite como el ser más peligroso de todos los reunidos en la legendaria isla Nublar veintidós años después de su inauguración. En su empeño de seguir queriendo ejercer de Dios omnipotente y creador, la arrogancia innata del hombre vuelve a propulsar las condiciones para que la naturaleza (o más bien post-naturaleza) se vuelva contra él, y así pasa, como es de esperar, en Jurassic World, que será, según anticipa su creador Steven Spielberg, la primera parte de la siguiente trilogía de Parque Jurásico.

Una de las cosas que llaman la atención de esta cuarta entrega, es la elección de un director novel que cuenta, tan solo, con un corto y una película de bajo coste a sus espaldas. Que Universal Pictures, la productora con mayor peso de los Estados Unidos en cine comercial haya confiado semejante mastodonte fílmico a Colin Trevorrow, no es pura generosidad ni una apuesta ciega por su talento: el joven cineasta americano, amante del cine de Woody Allen y de François Truffaut, contaba con el respaldo incondicional del propio Spielberg, que algo vio en él con bastante acierto; todo parece indicar, para bien, que este no será un director fácil de clasificar.

Al igual que sucede en otras grandes obras de ciencia ficción, terror o aventura, que el cinéfilo Trevorrow se nota conoce bien (la saga Alien, Los Pájaros de Hitchcock o Tras el corazón verde de Zemeckis: otro que también empezó su carrera bajo el manto spielbergiano), pese a que el instinto de supervivencia prevalece frente a cualquier concepción moral, el caos es el momento en el que despiertan cualidades y sentimientos humanos imprevisibles; una idea que se explica bien en la injustamente menospreciada por algunos, La joven del agua de Shyamalan. En este caso, las “apariciones” serán más obvias, y el altruísmo del protagonista y macho alfa (de humanos y de los velociraptors a los que entrena), un mazado Chris Pratt, aflorará en medio de la hecatombe a través de una heroicidad casi épica; no olvidemos que esto es Hollywood.

Cierto es que Jurassic World no alcanza la magia de su original (que está demostrado ser, como toda obra maestra, imposible de superar) pero sí consigue trasmitir su esencia, aún teniendo en cuenta que este es un cine hecho para lucir bien el dineral invertido en efectos especiales y recaudar en taquilla. Del Spielberg que sugería con sombras, temblores y silencios no queda mucho; aún así, nadie podrá decir que es una mala película. Su objetivo de trasladarte a un imaginario fantástico pero creíble y mantenerte en suspense durante dos horas lo consigue, con el plus añadido de que la película está llena de guiños a ese primer capítulo de la saga jurásica que cautivó, unánimemente, a un público deseoso de emociones nuevas presentadas también de forma diferente; sensación que justamente se usa de parodia en esta secuela en la que, espectadores de uno y otro lado de la pantalla, esperan que todo sea más sorprendente y terrorífico.

Dentro de lo previsible: reapertura de un nuevo parque temático con su consecuente fallo de seguridad imprevisto y ataque de los dinosaurios carnívoros a los visitantes que, en la película de Trevorrow, aguardan terrores que van más allá de las fauces del Tyrannosaurus Rex, y que abren nuevos caminos que, seguramente, tratándose de un cine para toda la familia, no deriven en algo tan siniestro como La isla del Doctor Moreau, pero sí apuntan hacia esa dirección. Que se podían haber introducido escenas más sugerentes y menos ostentosas, haber evitado el uso excesivo de clichés o haber intentado alterar de alguna manera la previsible linealidad de la historia, son apuntes posteriores que no restan fuerza a la sensación final de haber vivido una emocionante aventura para la que bien merece la pena pagar el viaje.

Jurassic World

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Colin Trevorrow

G�nero: Ciencia-ficción

Reparto: Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Omar Sy, Jake Johnson, Vincent D’Onofrio, Judy Greer, Ty Simpkins, BD Wong, Nick Robinson, Irrfan Khan, Katie McGrath y Lauren Lapkus

NULL

NULL

Guión: Colin Trevorrow, Rick Jaffa, Amanda Silver y Mark Protosevich
Personajes: Michael Crichton
Música: Michael Giacchino
Fotografía: John Schwartzman

Estreno: 12.06

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com