27 Febrero, 2015. Por

Ex Machina

Alex Garland
Alex Garland debuta en la dirección con una turbadora obra maestra sobre la inteligencia artificial, Ex Machina
Ex Machina

El debut como director de Alex Garland trata dos temas que están muy de moda en el cine del momento: la inteligencia artificial y el legado de Alan Turing. Pero, en realidad, Ex Machina lo hace de un modo diferente y mucho más astuto e impactante. El punto de partida, de hecho, me recuerda a otras dos películas británicas aparentemente muy distantes: La huella y El escritor. Caleb (Domhnall Gleeson), un joven inteligente, buen trabajador, discretamente brillante, y de apariencia pardilla; es el empleado de una corporación sospechosamente parecida a Google que obtiene un curioso premio promovido por la empresa: unas vacaciones conviviendo con el CEO de la misma, Nathan Bateman (Oscar Isaac), un multimillonario hipster, todopoderoso y enigmático, niño prodigio de las telecomunicaciones, que vive en un corazón-fortaleza construido en un lugar secreto.

En cuanto Caleb llega a su destino, rápidamente descubrirá que el premio era una trampa. El chico ha sido, en realidad, seleccionado para participar en un experimento secreto: deberá aplicar el test de Turing para comprobar el grado de inteligencia que tiene una máquina que Bateman ha diseñado. En concreto, un robot femenino altamente sofisticado que responde al nombre de Ava (Alicia Vikander). A partir de ahí, se desarrollará un doble juego psicológico entre los tres personajes: los dos hombres tejen una relación jefe-empleado que el primero intenta camuflar como una amistad forzada, mientras que entre Caleb y Ava se desarrolla una relación de fascinación y seducción; siempre con la idea de que hay enigmas ocultos, un gato encerrado en la claustrofóbica fortaleza/ cárcel inteligente.

De hecho, la sensación de constante desasosiego, de mal rollo disfrazado de buen rollo, es la predominante en un filme de apariencia sencilla, una distopía (al igual que Her) ambientada en un futuro cercano y creíble que, sin recurrir a espectaculares virguerías, encierra interesantísimas reflexiones sobre la cultura empresarial contemporánea y, con mucho mayor vigor y capacidad de turbación, las relaciones de poder y dominación/ esclavización sexual. En la figura del creador, ese Dios ex Machina, se ejemplifica un ideal clásico de la fantasía masculina, al tiempo que la criatura, muy cercana al mito de la Eva Futura, llevará la inteligencia artificial a nuevos pasos evolutivos, el emocional y el erótico.

Alex Garland, hasta el momento, era conocido por sus vinculaciones con Danny Boyle. Primero como autor de La playa, novela que sería adaptada por el cineasta escocés, y posteriormente como guionista de 28 días después y Sunshine. Esta historia, sin embargo, es altamente superior y pone de manifiesto un talento como autor y director en el que, sinceramente, pocos confiábamos a estas alturas. No es sólo que, por comparar feamente, Ex Machina sea mejor que toda la filmografía de Boyle, sino que estamos ante algo con aroma a clásico instantáneo de la ciencia-ficción. Contribuyen a hacer de este filme una cuasi obra maestra las excelsas interpretaciones de los tres protagonistas: a Isaac ya lo conocíamos por A propósito de Llewyn Davis, Domhnall Gleeson (hijo del gran Brendan Gleeson) muestra haber heredado sus genes y un carácter fajado en los escenarios teatrales de Irlanda, y la sueca Alicia Vikander toma la pantalla por asalto creando una inquietante simbiosis entre mujer fatal y robot esclavo, conjugando vulnerabilidad, misterio y poder de seducción. También cotizan al alza su sutil ambientación y la banda sonora construida por Ben Salisbury y Geoff Barrow. Por si esto fuera poco, recomiendo quedarse a los títulos de crédito finales para escuchar a oscuras, y a modo de traca, el Husbands de Savages.

Ex Machina

+ INFO

Nombre exposición: NULL

Director: Alex Garland

Género: Ciencia-ficción

Reparto: Alicia Vikander, Domhnall Gleeson, Oscar Isaac y Sonoya Mizuno

NULL

NULL

Guión: Alex Garland
Música: Ben Salisbury y Geoff Barrow
Fotografía: Rob Hardy

Estreno: 27.02

Dirección: NULL

Cuándo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com