2 agosto, 2013. Por

Guerra Mundial Z

Marc Forster
Brad Pitt protagoniza Guerra Mundial Z, un film que no saciará tus ansias de vísceras y entrañas
Guerra Mundial Z

Gaseosa. No existe un término que defina mejor este proyecto cinematográfico: puro y duro descorchar una botella de gaseosa y que se apague lentamente con el rezumar decadente de sus burbujas según van filtrándose informaciones, teasers, trailers… que finalmente parecían anunciar, más que el petardazo cinematográfico del año, una sopa insípida y templada.

El retirado y experto investigador de Naciones Unidas Gerry Lane (Brad Pitt) se encuentra en Filadelfia con su familia cuando estalla de manera incontrolada lo que parece una pandemia pero que finalmente resulta ser una invasión de muertos vivientes. Con la ayuda de sus colegas de la ONU logra escapar y refugiarse en un buque del ejército con su familia pero a cambio debe viajar a los lugares que presumiblemente pueden ser el foco de la enfermedad para tratar de encontrar una posible explicación y consiguiente cura o solución.

Guerra Mundial Z no es una película de zombis y la adaptación del libro de Max Brooks se aleja tanto del original que las comparaciones son improductivas (se rumorea que hubo múltiples discusiones entre el autor, la productora y el mismo Pitt). El interesante y adictivo (aunque también rígido y encorsetado) informe subjetivo construido a través de entrevistas, que muestra la multiplicidad de visiones de la pandemia por parte de diferentes agentes de diferentes países que nos brinda el autor del libro no aparecen en absoluto en la película: Pitt se convierte en único protagonista y potencial esperanza salvadora (un héroe que representa a su país EE.UU. como única potencia capaz de solucionar el problema) y por tanto nadie más tiene cabida en el relato de las circunstancias que lo rodean; todos los personajes secundarios son meros instrumentos para conducir la película a situaciones más o menos tensas pero forzadas y en las que el peligro amenaza la supervivencia de su protagonista y su familia (lo único que parece importar realmente a lo largo del filme).

Aparte, y esto es seguramente lo más decepcionante de la película, los zombis casi siempre son vistos desde una perspectiva lejana y por tanto, desapasionada, aséptica y fría, peligrosos no por el hecho de ser mordedores sino más bien como masa arrolladora y devastadora, un tsunami que no deja paso al desarrollo de escenas más cercanas al género clásico: el horror del gore, la suciedad explícita de las entrañas desparramándose, la amenaza de la conversión, el dilema que se produce ante la conversión de un ser querido… Si bien es cierto que en la última media hora hay algo de esa estrategia y modus operandi propio de películas como Zombi o El Día de los Muertos y la tensión sube por momentos; también es de agradecer escenas más o menos impactantes y bien traídas como la del muro de Jerusalén o el avión durante la fuga. Pero Guerra Mundial Z no deja de ser un combinado de acción y thriller sin sangre y sin vísceras, o sea, sin alma. Un producto para todos los públicos (y bajo ningún concepto exclusivo para los eruditos del género) diseñado para el éxito de taquilla y que por ello trata de complacer a todos y al final no convence a ninguno. Mucha miga para tan poco chopped.

Guerra Mundial Z

+ INFO

Nombre exposición: NULL

Director: Marc Forster

Género: Ciencia-ficción

Reparto: Brad Pitt, Mireille Enos, Daniella Kertesz, David Morse, Matthew Fox, Eric West, James Badge Dale, David Andrews, Ludi Boeken, Fana Mokoena, Abigail Hargrove, Elyes Gabel, Pierfrancesco Favino, Moritz Bleibtreu y Ruth Negga

NULL

NULL

Novela original: Max Brooks
Guión: J. Michael Straczynski y Matthew Michael Carnahan
Música: Marco Beltrami
Fotografía: Robert Richardson

Estreno: 02.08.13

Dirección: NULL

Cuándo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com