24 febrero, 2012. Por

Mi semana con Marilyn

Simon Curtis
Michelle Williams interpreta a una Marilyn quebradiza pero fascinante en la cinta de Simon Curtis
Mi semana con Marilyn

El año 1957 Marilyn Monroe viajó hasta Londres para coprotagonizar junto a Laurence Olivier El príncipe y la corista, también dirigida por él. Marilyn era una gran estrella que quería convertirse en una buena actriz, Laurence era un gran actor que quería lograr ser una estrella. Lo que parecía un buen tándem devino una relación nefasta. Colin Clark, un joven meritorio de dirección apasionado del cine, fue testigo de los rifirrafes entre los dos grandes actores, de los entresijos del rodajes y pudo conocer a la tentación rubia en profundidad, llegó a vivir un idilio fugaz con ella. Anotó toda esta experiencia iniciática en su diario de rodaje, que convirtió en memorias el año 1995, cuando publicó El príncipe, la corista y yo. Simon Curtis adapta las memorias de Clark en este filme que parte de una idea y de un contexto histórico y cinematográfico que no podría ser más interesante, sobre todo para los apasionados del séptimo arte.

La Marilyn de Curtis es una mujer quebradiza, depresiva, insegura, inestable. Una mujer ya devorada por el mito que había creado, que apuntaba y casi perseguía su trágico final. Pero también es magnética, muy especial, entrañable en su ingenuidad, dueña de una exhuberancia natural, casi inocente. Una auténtica joya para una actriz, una gran oportunidad que Michelle Williams no ha dejado escapar. Su interpretación es, probablemente, la razón con más peso por la que tenéis que ir a ver esta película y el motivo de que se haya alzado con el Globo de Oro a mejor actriz de comedia o musical. Ahora opta por el preciado Oscar, aunque para ello tendrá que competir con Meryl Streep, Glenn Close, Viola Davis y Rooney Mara. El resto de reparto de Mi semana con Marilyn no se queda corto, y no solo por Kenneth Branagh en el papel de Laurence Olivier si no también por la interpretación de Eddie Redmayne del joven Colin Clark o de grandes secundarios como Julia Ormond (Vivien Leigh), Dougray Scott (Arthur Miller, que por aquel entonces era el marido de Marilyn) o Judi Dench (Sybil Thorndike). Este alubión de nombres de grandes personajes de los 40 y los 50 convierten a la película en un maravilloso caramelo para los espectadores más curiosos y apasionados con todo el star system del Hollywood de aquellos años. Y recuerda a la pasarela (autoparódica en ese caso) de grandes personajes del París de los años 20 en Midnigh in Paris de Woody Allen.

Mi semana con Marilyn peca, efectivamente, de perseguir más la curiosidad y lo anecdótico que lo realmente profundo de la narración. Este es un error en el que inciden muchas biopics, que se dejan llevar por lo atrayente y llamativo de la anécdota y dejan de lado el interés dramático y narrativo. Así pues, la película a veces se queda en un plano superficial y amable, a medio camino de lo que podría haber llegado a ser partiendo de ingredientes tan potentes. No hay decisiones valientes, si no más bien alguna propuesta un poco facilona, como por ejemplo la utilización de la música dramática para remarcar innecesariamente momentos clave o la caracterización hecha con brocha gorda de algunos personajes secundarios… Todo esto convierte Mi semana con Marilyn en un filme correcto, con interpretaciones magníficas, estética agradable y una narración redonda aunque previsible. Una película que, por su trama, se suma al homenaje al séptimo arte que podemos encontrar en nuestras salas este fin de semana, junto a La invención de Hugo de Martin Scorsese.

Mi semana con Marilyn

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Simon Curtis

G�nero: Biopic dramático

Reparto: Michelle Williams, Kenneth Branagh, Eddie Redmayne, Julia Ormond, Dougray Scott y Judi Dench

NULL

NULL

Guión: Adrian Hodges
Música: Conrad Pope
Fotografía: Ben Smithard

Estreno: 24.02

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com