10 febrero, 2012. Por

Declaración de guerra

Valérie Donzelli
Declaración de Guerra: redención del sufrimiento personal escribiendo y protagonizando la historia de tu vida
Declaración de guerra

Cada uno tiene su particular manera de pasar su luto, de redimir sus infiernos, de hacer una especie de intervención analítica en su propia psique y procurar evitar los altibajos, los sueños temblorosos, la reincidencia. En el caso de Valérie Donzelli y Jérémie Elkaïm, pareja de hecho (de hecho, son pareja) desde hace años además de ser ella la directora y guionista y él co-guionista de Declaración de Guerra y, para más inri, protagonistas del film por partida doble (ahora os explicaré esto), el ejercicio de retrovisión del tormento e infernalidad de sus aconteceres más trágicos ha sido vomitar todo en un conglomerado romántico, positivista, luchador y extremadamente bello. O, lo que viene siendo lo mismo, creando, recreando, filmando, escribiendo, dirigiendo, produciendo y protagonizando la historia de su vida: Declaración de Guerra.

A la película se la puede valorar desde perspectivas diferentes: como un ejercicio del que se desconocen las razones y porqués, y desde el ejercicio de investigación y conocimiento de que, en efecto, Donzelli y Elkaïm, asisten y resisten su propia vida a través de este film (e incluso ponen a actuar a su hijo, el dato de conflicto). Quizás otro gallo cantaría si hubieran tenido que ser otros, desde el desconocimiento y falta de perspectiva, hubieran tenido que dedicarse a las mismas labores; o sólo a una de ellas. Vista desde fuera estaremos de acuerdo, seguramente: Declaración de Guerra es un ejercicio de anti-drama, trastando de rehusarse al hundimiento personal y familiar, aupando aquello de “el corazón sobre todo”, el amor transversal, el cambio de eje pero no de pareceres y, en definitiva, una narración que, a la par de sollozante y dramática, acaba siendo un retrato bastante ñoño de la lucha de una pareja joven por sacar adelante un problema tan trágico como la enfermedad de su hijo recién nacido, teniendo que asistir al cambio total (que no parcial) de sus vidas pero demostrando una objetividad en sus diálogos y formas de vida totalmente real y poquísimo plástica: no se cortan en irse de fiesta, en bailar canciones de indie rock, en discutir como auténticos padres primerizos, en desconocer completamente las consecuencias positivas y/o negativas. En definitiva, vivir la vida real. Y contarla.

Si lo analizamos desde el punto de vista de autoanálisis, que es al fin y al cabo lo que hace la (aún, a pesar de las rupturas) pareja en el film, el drama cobra una realidad algo fantástica y poco fanática en lo que a penetración en el desbordamiento de la tragedia. Tiran sus nombres a la basura, se reinventan con nombres tan simbólico-románticos como Romeo y Julieta, se encargan de mostrar a diestra y siniestra la importancia del (y de SU) amor ante las dificultades y, sobre todo, no se permite en ningún momento frivolizar con el drama de la enfermedad en un niño como se ha hecho, aunque también haya sido con tacto pero con excesivo dramatismo, en películas como Camino o La decisión de Anne (aunque el origen y el destino sean diferentes). En cambio, han utilizado un autoanálisis como el que ha hecho Élodie Durand en el cómic El Paréntesis, recientemente, por poner un ejemplo: mostrar no tanto el infierno, sino la lucha en sí misma como si casi de una revolución se tratase. La esperanza es lo último que han perdido. Y el resultado ha sido un auténtico clásico de marras y una de las más grandes películas paridas en Francia en los últimos años. Y eso es así, por muy ñoña que sea, oye.

Declaración de guerra

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Valérie Donzelli

G�nero: Biopic dramático

Reparto: Valérie Donzelli, Jérémie Elkaïm, Gabriel Elkaïm, César Desseix, Brigitte Sy, Elina Löwensohn, Michèle Moretti y Phillipe Laudenbach

NULL

NULL

Guión: Valérie Donzelli y Jérémie Elkaïm
Fotografía: Sébastien Buchmann
Música: Pascal Mayer

Estreno: 10.02

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com