14 febrero, 2011. Por

Valor de ley

Joel y Ethan Coen
Los Coen presentan un remake histórico del fracaso tragicómico en Valor de ley
Valor de ley

Los Coen son especialistas cinematográficos en psicología del personaje. Sus historias, año tras año, suelen variar de forma sustancial, pero su tratamiento personificado en cada uno de los protagonistas (e incluso sus secundarios) suele tener un uso primordial para transformar películas tímidas en uno de los títulos del año. Valor de ley es una más de ellas: quizás la más floja de los hermanos en los últimos años (no lo tenían fácil: Quemar después de leer y No es país para viejos son dos peliculones; y Un tipo serio recuperaba ese registro jewish de los ’90 de algunos de los títulos de Joel Coen en solitario) por notarse claramente el carácter forzoso de una adaptación de guión basado en historia algo más débil, destaca justamente en el tratamiento psicológico: los Coen vuelven a erigirse como, posiblemente, la dupla más interesante y de mayor alcance global por atrapar al personal no tanto en el qué, sino más bien en el cómo. A una historia que suena a chamusquina le imponen a un Jeff Bridges (otra vez) alucinante y la creación de una tragicomedia artificial de época que podría ser una remake actual e hilarante (¿o parodia?) de la adaptación que hace más de cuarenta años se hacía con John Wayne a la cabeza de la novela original de Charles Portis pero con una impronta lúdica más propia de Quentin Tarantino o Robert Rodríguez.

Mattie Ross (Hailee Steinfeld), una adolescente de catorce años con un buen par de ovarios, mucha actitud y sed de venganza, queda huérfana de padre al ser asesinado éste por Tom Chaney (Josh Brolin). Su afán justiciero, su buen hacer para los negocios y su fuerza de voluntad la acercan a la ciudad a buscar a una especie de sicario vengativo. La mejor recomendación que encuentra es la de Rooster Cogburn, un viejo alguacil juzgado por su gatillo fácil que se dedica a beber y dormir en el pajar de un negocio chino: una suerte de Henry Chinaski bien armado y que, en vez de currar en Correos, juega a policías-y-ladrones. La templanza y fortaleza preadolescente de Mattie y el supuesto buen hacer (a pesar de sus pesares evidentes) de un viejo en decadencia se trenzan en la búsqueda de Chaney en territorio indígena junto con un ranger de Texas, LaBoueuf (Matt Damon), que se une a la expedición debido a que en su ciudad también se busca al asesino por otros delitos. De esta manera Valor de ley se transforma en una road movie de aspecto western pero, en el fondo, formalizando una película de aventuras rocambolescas en la que no hay mucho más que sacar de la historia, sino más bien desengranar la psicología dramática y humorística de un trío heroico, unido y desunido, desamparado debido a su ineficacia y atado por los golpes de buena y mala suerte con los que se topan en el camino. Un relato que pretende alejarse de la seriedad de la anterior adaptación cinematográfica, reemplazando a John Wayne por un Bridges que parodia a El gran Lebowski (el morbo de volver a trabajar en cine con los Coen tras aquella mítica película es un llamador muy atractivo), a Bukowski, al linchamiento vengativo de Malditos bastardos (se asemeja, justamente, en ese “camino” de búsqueda de venganza) e incluso a la evolución de combos, a priori, antagónicos como los que Joel Coen nos presentaba en los ’90 en películas como Fargo o Muerte entre las flores. Un revival cinematográfico de las buenas formas, las historias débiles pero entretenidas y la aplicación del método (cómo) por encima de lo que se cuenta (qué) para convertir a la película en un relato de actitudes bien alimentado (aunque no sea el mejor).

Valor de ley

+ INFO

Nombre exposici�n: NULL

Director: Joel y Ethan Coen

G�nero: Western de aventuras

Reparto: Jeff Bridges, Matt Damon, Hailee Steinfeld, Josh Brolin, Barry Pepper, Paul Rae y Ed Corbin

NULL

NULL

Novela original: Charles Portis
Guión: Joel y Ethan Coen
Música: Carter Burwell
Fotografía: Roger Deakins

Estreno: 11.02

Direcci�n: NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: www.entradas.com