18 febrero, 2016. Por

Anomalisa

Charlie Kaufman y Duke Johnson
Charlie Kaufman fascina y desconcierta con Anomalisa, un filme de animación como ningún otro
Anomalisa

Todo, absolutamente todo en esta película es francamente sorprendente, desconcertante. Charlie Kaufman, posiblemente el más imaginativo guionista de nuestro tiempo (Cómo ser John Malkovich, Adaptation, ¡Olvídate de mí!...) gestó su segundo largometraje como director de una forma ya más que curiosa. En realidad, Anomalisa fue al principio una obra de teatro interpretada en 2005 por David Thewlis, Jennifer Jason Leigh y Tom Noonan y en la que, al parecer, había una llamativa disonancia entre lo que el espectador veía en escena y lo que los actores decían que sucedía.

En su adaptación a la pantalla, Kaufman cambia esa radicalidad por otra: llevarla a la animación stop motion en alianza con el especialista Duke Johnson y dejar que los intérpretes originales pongan solamente la voz: Thewlis al protagonista, Michael Stone; Jason Leigh a su objeto de deseo, Lisa, y Noonan a todos los demás, ya sean personajes masculinos o femeninos. El tal Stone es un reputado autor de libros de autoayuda que se va a Cincinnati a ofrecer una conferencia. Paradójicamente, pese a su prestigio profesional, es un hombre existencialmente angustiado, sumido en la crisis de la mediana edad y que sufre el síndrome de Frégoli: se cree que todas las personas son la misma. Pero en el hotel encontrará a Lisa, a quien reconocerá como diferente -es la única a quien escucha con otra voz- y sufrirá un flechazo instantáneo. Ese breve encuentro es el nudo de una trama aparentemente mínima, que despierta muchas preguntas y escasas respuestas y que adquiere siempre una atmósfera de extrañeza e incomodidad, con un punto que se pretende al tiempo desagradable y tierno, como la cicatriz que es oculta por el cabello de la anómala Lisa.

Es evidente que la película no está hecha para agradar ni complacer. Es una temática demasiado adulta, desasosegante, incluso filosófica, para lo que suele ser habitual en el cine de animación. No hay concesiones, solo desafíos. El estilo es brusco, lacónico, lento y muy proclive a recrearse en el tedio de los no-momentos. Pero también ataca a traición con momentazos de los que te dejan contra la pared (la interpretación, sumida en la más violenta melancolía, de Girls Just Want To Have Fun de Cyndi Lauper por parte de Lisa-Jennifer Jason Leigh; la inclusión a bocajarro de una pesadilla absolutamente surreal que es Kaufman en estado puro…)

A nivel estético, la pareja de cineastas apuestan por una austeridad que tira más hacia cierto feísmo artesanal que hacia los fuegos artificiales que predominan en este tipo de productos. En el elenco de animadores, por cierto, ha jugado un importante papel el español Daniel Abalo, ex batería del grupo indie Nadadora, quien sin duda se sentirá orgulloso por su contribución a una obra única que se alzó, contra pronóstico, con el Premio del Jurado en el último Festival de Venecia.

Anomalisa

+ INFO

Director: Charlie Kaufman y Duke Johnson

Género: Animación

Reparto: David Thewlis, Jennifer Jason Leigh y Tom Noona

Guión: Charlie Kaufman
Música: Carter Burwell
Fotografía: Joe Passarelli

Estreno: 19.02

Venta de entradas: www.entradas.com