2 junio, 2017. Por

Casa Corona

Un oasis en Madrid donde disfrutar de música, gastronomía y ocio alternativo
Casa Corona

Hace un año, la empresa cervecera Corona decidió comenzar a reimaginar la oferta de ocio cultural, gastronómico y de ocio en Madrid cuando comenzaba la época de dejar la chaquetilla en el cajón y arremangarse las camisetas. En la edición que celebraron en 2016 instalaron su Casa Corona en el corazón del madrileño barrio de Chueca, ataviando un edificio con más de cien años de historia como si de una playa a medio camino entre Miami y La Habana se tratase, con tumbonas, futones, una oferta gastronómica de aúpa y, sí, también cervecitas.

Este año dan un paso adelante. Y es que desde ayer, con concierto de Carlos Sadness incluido para dar el pistoletazo de salida, ese oasis llamado Casa Corona se instaló en un espacio diferente, los Jardines de la Fundación Ortega y Gasset en el centro madrileño, rediseñando el espacio para albergar un serial de actividades para acompañar tu empinamiento de codo cervecero con una buena tunda de actividades.

Dentro de lo más trascendente y mediático de la programación, durante los meses de junio y julio la promotora Infarto Producciones organizará un serial de conciertos de nombres entre emergentes y consagrados del circuito alternativo: por allí podremos disfrutar gratuitamente (previa recogida de invitación en la web) de directos de bandas de la talla de Rufus T. Firefly, Niños Mutantes, Maga, Mäbu o Club del Río con otros como Veintiuno, Penny Necklace, Alice Wonder, Bely Basarte, Helena Goch, Nora Norman o Isma Romero, entre muchos otros.

Pero no será la única actividad de la que se podrá disfrutar: hasta el 29 de julio organizarán sesiones de yoga al aire libre los sábados y domingos, cursos de fotoguitar, sesiones de radio en directo (el programa Carne Cruda que presenta Javier Gallego se emitirá desde allí un día), talleres de joyería o de lettering, findes de brunch y mucho más que podremos ir consultando en la web de esta Casa Corona: una isla, un oasis y un bálsamo para salir del tedio inalterable de la oferta gastronómica, cultural y de ocio en la capital.

casa

Casa Corona