16 abril, 2018. Por

Blue Rai

¿Por qué lo llaman comedia romántica cuando quieren decir acoso?
Blue Rai

Una sala de interrogatorios de una comisaría nos trae a Rai, personaje principal de esta historia y representado por Santi Bayón, y nos introduce en el meollo de este modesto largometraje español: Rai lleva siendo interrogado más de tres horas por haber realizado un secuestro “por amor”. Blue Rai es el debut del cineasta valenciano Pedro B. Abreu, también guionista junto a Carlos Franco, y con todo un equipo formado en la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña (ESCAC).

El protagonista, un treintañero que regenta un videoclub junto a dos amigos, Rubén (Cristian Valencia) y Estrella (Mireia Guilella), acaba de ser dejado por teléfono por su novia Lola (Vicky Luengo), a la que le iba a pedir matrimonio ese mismo día. Tras insistir reiteradamente telefónicamente y sin respuesta de Lola, Rai decide realizar un secuestro en su videoclub con siete rehenes para captar su atención, un suceso que recuerda a El Bar, de Álex de la Iglesia.

“Presenciamos durante la hora y poco que dura la cinta un escarnio público hacia una mujer por el simple hecho de haberle dejado. Tanto los rehenes, como la opinión pública y los medios de comunicación, dan alas a las actitudes invasivas del chico”

Rai repite las actitudes machistas y misóginas que ha aprendido en las películas románticas de los 80, haciendo algo que él considera que es por amor y que, en realidad, es acoso. Pero no se queda ahí. Presenciamos durante la hora y poco que dura la cinta un escarnio público hacia una mujer por el simple hecho de haberle dejado. Tanto los rehenes, como la opinión pública y los medios de comunicación, dan alas a las actitudes invasivas del chico.

Los medios de comunicación y la gente entran a escena en el momento en que la historia de Rai se hace viral en redes sociales, gracias a los directos que en Facebook realiza y a los vídeos que uno de los rehenes, el adolescente Jesús (Biel Montoro), sube a sus redes sociales. Desde la radio se oirá un “Eres un héroe del amor, Rai. Estamos contigo” y las personas que presencian el acontecimiento en el exterior del videoclub se sienten conmocionadas porque “pobrecito, está enamorado”.

“Rai repite las actitudes machistas y misóginas que ha aprendido en las películas románticas de los 80, haciendo algo que él considera que es por amor y que, en realidad, es acoso”

A través de los streamings, incluso Rai intentará enseñar una foto de Lola para exponerla a un ‘Busca y captura’ porque, al igual que sigue sucediendo en la vida real, hay que insistirnos, que seguro que nuestro ‘No’ quiere decir ‘Sí’. Su popularidad en Internet lleva a que aparezcan famosos youtubers comentando sobre la historia como si de un panel de expertos se trataran, con ‘insultos’ como ‘pagafantas’, dejando a la mujer, de nuevo, como un objeto manejable.

Por otra parte, el film está lleno de estereotipos, ejemplo es el papel de la novia, Lucía (Betsy Túrnez), a la que se la identifica como la histérica, característica que siempre se ha asignado a la mujer, y de diálogos de mal gusto que no logran arrancar ni una sonrisa. Por lo demás, la película rezuma nostalgia por todos sus costados, con la presencia del videoclub como escenario principal, que se encuentra en peligro de extinción, y mensajes implícitos al cine de los 80. Y empleando elementos gráficos como guiño al público joven al que se dirige.

“Lejos se queda el largometraje de enseñar a este espectador joven lo peligroso que supone un acto como este en la vida real, en el que a ella solo le quedarían dos opciones: esconderse hasta que pase mediáticamente el tema o volver con él”

Sin duda, lejos se queda el largometraje de enseñar a este espectador joven lo peligroso que supone un acto como este en la vida real, en el que a ella solo le quedarían dos opciones: esconderse hasta que pase mediáticamente el tema o volver con él. Lástima que ninguno de esos youtubers, que se nos presentan como líderes de opinión, le dé una enseñanza al protagonista.

El Premio del público de la sección Zonacine de la vigésima edición del Festival de Cine de Málaga ha supuesto el salto de Blue Rai del cortometraje al largometraje, reflejo de que la sociedad sigue siendo tan misógina como películas como esta.

Blue Rai