13 febrero, 2017. Por

Blank

Una terrorista visual en busca de lo sublime
Blank

Puede que Blanca Rego, más conocida como Blank en el mundo digital, sea una de las artistas audiovisuales más interesantes del actual panorama nacional. Pero, como no podía ser de otro modo, y más si nos movemos por las turbias y desconocidas aguas del mundo experimental, no cuenta con todo el reconocimiento y visibilidad que se merece. Y si a esto le añadimos que por muy culta, maravillosa y súper especial que sea esta parcela del arte sigue estando dominada por el olor a Brummel, pues para de contar.

Blank trabaja con sonido, imagen y texto desde las entrañas del terrorismo sensorial. Su mensaje es político, se te clava sin piedad en ojos y oídos y te deja tan pillado que es imposible que sigas haciendo scroll down y pases del tema si te topas con uno de sus GIFs. Blank es ruido, caos y vacío.

tumblr_og4cvpgNIv1qjrwyno1_1280Notodo: Aparte de la información que podemos encontrar en tu página web sería interesante profundizar un poquito más en los factores que te han llevado a ser una artista tan multidisciplinar. ¿De pequeña qué es lo que te movió para tener esa inclinación hacia el plano artístico? ¿Algún referente familiar o mera curiosidad intrínseca?

Blank: En mi caso viene todo del cine, desde que yo alcanzo a recordar ha sido siempre mi mayor obsesión. Crecí viendo películas de todo tipo y de todas las épocas, en parte porque a mi padre siempre le ha gustado mucho el cine. Me gustaba también la música, sobre todo ver videoclips, y dibujar, y más tarde escribir, pero para mí el cine ha estado siempre por encima de todo y desde muy pequeña siempre dije que quería ser directora de cine. No sé muy bien por qué, no hubo nada que me moviese a ello en un momento dado, es lo que he querido siempre. No tenía ningún referente de nadie que viviese de nada ni remotamente artístico, pero sí varios familiares aficionados a pintar, dibujar o escribir.

También se da el caso de que mi padre y mis dos tíos más jóvenes escuchaban mucha música, así que supongo que en cierto sentido crecí en contacto con el arte, pero a un nivel muy doméstico. De todas formas, creo que también tiene mucho que ver con mi carácter, era una niña muy introvertida e hipersensible (lo sigo siendo) y en general me sentía más cómoda entre películas y libros que entre personas. Para mí el paraíso es una sala de cine.

NTD: Eligiendo cualquier rama del arte es fácil quedarte atrapado en los cánones establecidos por muy experimentales que sean.  Es difícil dar el paso hacia el campo experimental, pero todavía lo es más ir más allá. En tu caso lo consigues. ¿Cómo ha sido el camino para llegar hasta aquí? ¿Durante tus estudios de cine qué te motivó para irte encauzando hacia lo experimental y luego diversificarte trabajando no solo con imagen, sino también con sonido y texto?

Blank: Yo crecí en dos ciudades pequeñas (Ferrol y Coruña) en la era preinternet, así que no tenía ni idea de que existiese el cine experimental, pero siempre me atrajeron cosas que se alejaban de la narrativa lineal estándar. Me gustaban mucho los musicales de Gene Kelly y los videoclips, que muchas veces jugaban con recursos bastante experimentales, y adoraba Luz de Luna, que utilizaba mucho lo meta (obviamente, yo no tenía ni idea de qué era lo meta, lo postmoderno y demás, simplemente me atraía lo que se salía de lo común).

También recuerdo haber visto en la tele en esa época Steps, de Zbigniew Rybczynski, que fue probablemente la primera obra de videoarte que vi, y alucinar. Ya de adolescente vi mucho cine indie americano en VHS, que no es que fuese experimental, pero sí bastante postmoderno en ciertos sentidos: estoy pensando especialmente en Sexo, mentiras y cintas de vídeo y My Own Private Idaho. Cuando me vine a Barcelona a estudiar dirección de cine, el rollo de la escuela no era muy comercial, pero sí bastante clásico, tanto en el sentido del cine clásico anterior a los 60 como de movimientos tipo nouvelle vague o free cinema, que en esa época ya estaban muy institucionalizados y a mí no me interesaban demasiado.

Por otro lado, me di cuenta de que yo tenía una manera un tanto particular de estructurar la narrativa, un poco dislocada. Además, me di cuenta de que no me gustaba nada cómo se trabaja en el cine narrativo, porque soy muy introvertida y eso de andar dirigiendo a la gente me costaba un horror. Cuando terminé los tres años en la escuela de cine, estaba empezando a ponerse de moda el CGI y se me ocurrió hacer un curso de animación, multimedia y vídeo. Creo que debí pensar que es más fácil comunicarse con un ordenador que con la gente. Además, siempre me habían interesado los ordenadores y había hecho algún curso de programación de pequeña.

Ahí sí que tuve profesores que venían del mundo del arte contemporáneo y del videoarte y fue entonces cuando empecé a descubrir el cine experimental, tanto por cosas que me enseñaron ellos como gracias a que en el CCCB y el MACBA empezaron a hacer de vez en cuando sesiones de cine y vídeo. De todas formas, el verdadero punto de inflexión fue cuando descubrí a finales de los 90, o quizá ya en los 2000, la música noise y el cine estructuralista, especialmente Serene Velocity de Ernie Gehr y Arnulf Rainer de Peter Kubelka. Entonces me di cuenta de que el cine podía afectarte físicamente, romperte los esquemas mentales sin apelar a ningún discurso verbal.

Lo del sonido y el texto siempre estuvo ahí, no vino después. De pequeña escribía mucho, porque no podía hacer películas, no tenía cámara, aunque ya de adolescente me regalaron una VHS. También me obsesionaba el cine musical y los videoclips, en los que la imagen y el sonido están íntimamente enlazados. Con los años me he dado cuenta de que para mí la imagen es el yo, lo que soy, lo que se ve a simple vista, y el sonido es lo oculto, el inconsciente, el deseo. No puedo entender una cosa sin la otra.

NTD: Aparte de temas estéticos tu trabajo parece tener un gran peso intelectual,  diría que es un 50% concepto y un 50%  resultado estético. ¿Tienes algún referente filosófico y/o teórico que sustente los conceptos de tus obras y los temas con los que trabajas (por ejemplo, el vacío y el caos)? ¿Cómo encuentras las ideas y empiezas a trabajar sobre ellas? ¿Qué pasa por tu cabeza hasta el momento de llevar todos esos pensamientos y sensaciones a cabo?

Blank: Creo que mi mayor influencia es probablemente Arnulf Rainer de Peter Kubelka; no él en general, solo esa película en concreto que hizo intentando reducir el cine a sus elementos básicos: luz, oscuridad, sonido y silencio. Aunque su intención de era puramente conceptual, lo que le salió es una bomba para los sentidos que te abruma totalmente (si se ve en cine en su formato original), en el sentido de lo sublime según Kant. No he leído a Kant, pero Deleuze se refiere a lo sublime en La imagen-movimiento como lo desmesurado y lo informe, lo que te desborda o te quiebra, y eso es lo que me interesa. Lo que te rompe los esquemas o te lleva a otro estado.

No he soportado nunca el arte con mensaje o que manipula los sentimientos, por mucho que esté de acuerdo con lo que sea que defienda, porque creo que es siempre manipulador y proselitista, y decirle a la gente lo que tiene que pensar o sentir es verdaderamente odioso. Normalmente yo trabajo a la deriva: no escribo guiones ni me planteo estructuras antes de hacer las cosas, da igual que sea una película, un GIF o un tema musical, más bien tengo una idea y simplemente la llevo a cabo sin pensar demasiado en cómo ni por qué, aunque si analizo el resultado a posteriori me doy cuenta de que casi todo lo que hago es muy conceptual. A veces ni siquiera parto de una idea, sobre todo en cosas más sonoras, porque no tengo ninguna formación musical. Me pongo a probar cosas y termina saliendo algo que me gusta.

El tema del vacío tiene que ver sobre todo con la filosofía oriental, en el sentido de espacio donde todo es posible porque no hay nada. También da la casualidad de que me llamo Blanca, que abreviado en lenguaje de teléfono móvil es blank, que significa «en blanco» o «vacío». El vacío tiene que ver con la idea de que todo es posible, pero también con lo que al mismo tiempo es y no es. El vacío es la nada, pero la nada es algo. El caos lo entiendo como un orden que no somos capaces de comprender, así que también tiene que ver con lo oculto y con la relación entre lo consciente y lo inconsciente.

tumblr_ogfkpamueb1qjrwyno1_1280NTD: Dices que te interesa el ruido, y por lo que escucho la mayoría de lo que compones se podría encuadrar dentro de la estética ruidista. ¿Qué es para ti el ruido? Tu sonoridad es muy industrial, para nada orgánica, ¿con qué generas tus sonidos? ¿Utilizas algún programa tipo SuperCollider? ¿Partes de grabaciones de campo y las tratas posteriormente?

Blank: El tema del ruido me obsesiona desde que leí el libro Ruidos de Jacques Attali, cuando escuchaba música industrial, pero antes de descubrir la música noise. Attali viene a decir que la música es la organización capitalista del ruido. Relaciona la música con el control y creo que tiene razón, incluso aunque hablemos de géneros como el punk, que no deja de ser rock.

Para mí el ruido es algo que destruye el sentido, que te obliga a escuchar porque es tan extremo que no puedes abstraerte, porque incluso con tapones lo escuchas y lo sientes vibrar a través del cuerpo. No tiene que ver específicamente con lo aural, como la música, es más bien una intoxicación vibratoria que en ciertos contextos es molesta, pero en otros es extática.

No uso SuperCollider ni Max Msp. Alguna vez he utilizado grabaciones de campo o fragmentos de películas, por ejemplo, pero durante los últimos años he trabajado sobre todo a partir de imágenes, guardando archivos de imagen como sonido. No es generativo, quizá tiene más que ver con la sonificación de datos, pero tampoco no es sonificación, es data bending. El data bending es una simple conversión de un tipo de archivo a otro en la que sale lo que sale, glitches, ruido sin ningún valor informativo. En general, no edito los resultados, pero hago decenas de pruebas hasta llegar a algo interesante, porque en guardar una imagen cualquiera como sonido suele generar un ruido insoportable sin ningún interés.

NTD: Por lo que muestras en tu Bandcamp parece que la repetición y la sensación de uniformidad son dos de los  pilares que sustentan tus piezas. Casualmente Kant y Burke hacen referencia a estos elementos como dos de las características de lo sublime. ¿Por qué estos elementos discursivos y no otros? ¿Es la repetición para ti una forma de llenar ese vacío sobre el que trabajas? ¿Cómo es posible llegar a crear una sensación de vacío cuando objetivamente no lo hay?

Blank: Yo creo que todo lo que hago tiene que ver con el concepto de lo sublime, en el sentido de algo que nos supera hasta tal mundo que nos lleva a una especie de estado ajeno o superior. No sé si lo consigo, pero la intención es esa. La repetición es uno de los diferentes métodos que puede llevarnos a ese estado, por eso se utiliza tanto en el ámbito religioso (los mantras, el rosario, etc.).

Supongo que la sensación de vacío surge en parte de la ausencia de narrativa o de una estructura musical tradicional. Como no hay ningún elemento reconocible que sientas que te está llevando hacia algún lugar o resolución concreta, tienes la sensación de estar flotando en el éter. En un tema musical hay siempre unas estructuras más o menos reconocibles, aunque no seas consciente de ellas, que te remiten a un final, es como si te estuviesen contando una historia. Cuando el sonido es más informe, se convierte en algo más espacial que temporal y creo que la sensación de vacío viene en parte de ahí, de sentir que ocupa un espacio pero no un tiempo. Obviamente, hay un tiempo, pero la repetición lleva a una especie de trance en el que dejas de ser consciente de él.

NTD: En tus GIFs vuelve a estar presente el concepto de repetición, también se crea mucha uniformidad al trabajar con formas geométricas. ¿Por qué formas geométricas? ¿Hay algún concepto o debilidad matemática detrás de todo esto? También son  un ataque constante a los sentidos, están llenos de color y los efectos estroboscópicos que no dejan descansar a los ojos. ¿Qué sensación pretendes crear en la persona que los ve?

Blank: Creo que el uso de formas geométricas tiene más que ver con buscar formas simples reconocibles por cualquiera que con las matemáticas en sí: si utilizase formas más complejas creo que el efecto no sería tan radical. Estos GIFs vienen del flicker film, un género del cine experimental que consiste en utilizar imágenes parpadeantes (no necesariamente abstractas) para atacar los sentidos o llevar al espectador a estados éxtaticos o hipnóticos. Es un género con mucha más historia de la que podría parecer a simple vista y que se ha utilizado desde puntos de partida muy distintos, desde la psicodelia hippie al surrealismo onírico, la experiencia mística o el terrorismo visual.

A mí me interesa sobre todo el terrorismo visual. Por un lado, en un mundo repleto de imágenes cinematográficas, publicitarias, etc, que son siempre una vía para entregar un mensaje (da igual que sea político, comercial o sentimental). Lo abstracto es una opción muy política, en el sentido de que te estás negando a participar en ese adoctrinamiento perpetuo. Obviamente, también hay muchas cosas abstractas que son simple decoración, pero mi objetivo es político, asesinar la conciencia normativa del espectador, y sensual, porque este tipo de imágenes parpadeantes pueden generar sensaciones relacionadas con la experiencia psicotrópica, la iluminación mística o incluso el orgasmo.

Dudo mucho que nadie llegue a ninguna de esas cosas mirando un flicker film o uno de mis GIFs en la pantalla del ordenador en casa, pero los efectos estroboscópicos generan imágenes y colores que en realidad no están ahí, solo en tu cerebro, y en una sala de cine con un buen sistema de sonido puedes llegar a tener experiencias muy inquietantes.

NTD: Sobre tu proyecto Transsubstantiatio. Háblame sobre el data bending, ¿por qué te interesa? ¿Cómo llegaste hasta esto? ¿Qué proceso sigues para transformar el sonido en imagen y cuál es el criterio para seleccionar las canciones/obras que utilizas?

Blank: Hace como 15 años, alguien me comentó que existía un formato (.raw) que lo abren tanto programas de imagen como de sonido. En ese momento hice algunas pruebas y no me interesó demasiado, porque todas las imágenes que salían eran muy parecidas, como generadas con un filtro de ruido de un software de imagen cualquiera. Años después, lo recuperé en busca de un método que me permitiese convertir imagen en sonido y viceversa, y entonces me di cuenta de que utilizando cierto tipo de sonidos sí salían cosas interesantes. Con música pop, por ejemplo, no suele salir nada especialmente llamativo, sin embargo, con frecuencias puras o música electrónica experimental sí salen imágenes atractivas y más variadas.

Como decía antes, a mí me interesa muchísimo la relación entre la imagen y el sonido, y el sonido siempre lo he visto como algo misterioso, oculto, fantasmal, algo que no tiene forma pero te puede tocar. Convertir sonidos en imágenes tiene algo hauntológico, alquímico, y el data bending permite hacerlo de una manera misteriosa, casi automática, en la que tú no tienes ningún tipo de influencia sobre el resultado, sale lo que sale. Puedes introducir un tamaño y decidir si quieres la imagen en color o en blanco y negro, pero no mucho más, estás provocando un error, no programas nada, ni asignas datos al sonido ni nada parecido: simplemente grabo el archivo de audio (mp3, aiff, wav, flac o lo que sea) como raw y lo abro en un programa de edición de imágenes.

La mayoría de veces el resultado se va directamente a la papelera, pero después de hacerlo durante años ya reconozco más o menos qué tipo de canciones o sonidos pueden generar imágenes atractivas.

NTD: En cuando a tus proyectos audiovisuales, tus vídeos son como un remix de lo que hemos tratado anteriormente: la imagen de los GIFs y el sonido de tus obras. Eso también seria terrorismo audiovisual, no hay descanso para la vista y el oído pero se llega a ese punto de desensibilización. ¿Pretendes crear en el observador/oyente el mismo efecto que los GIFs pero con más potencia? Muchos de los sonidos también tienen cierto carácter minimalista que choca con la brutalidad del efecto estroboscópico, es una dualidad bastante interesante. ¿Cómo surge esta idea?

Blank: Ya he comentado que para mí lo que ha estado siempre por encima de todo es el cine, así que la imagen y el sonido siempre han estado unidos, son como las dos caras de la misma moneda. Llevo muchos más años haciendo películas que cualquier otra cosa, así que tengo vídeos bastante variados, aunque es cierto que casi todos los que he hecho durante los últimos cuatro años, más o menos, tienen mucho que ver con lo estroboscópico y el terrorismo audiovisual, o sensorial, quizá.

Las películas son mucho más potentes que los GIFs, sobre todo vistas en una sala de cine, en parte porque los GIFs no tienen sonido, pero también tiene que ver con que los GIFs son muy cortos y no puedes jugar con diferentes efectos o con un «in crescendo», pero la idea es la misma.

El germen es principalmente el flicker film, pero también hay mucho de ciertas estéticas de la música y del arte electrónico, como el trabajo del sello raster-noton o de Kurt Hentschläger, pero en el fondo ellos vienen también del cine estructuralista y la animación abstracta, así que al final todo nos lleva al cine.

NTD: Entrando en el tema del texto. ¿Qué es el lenguaje para ti? ¿Qué pretendes conseguir utilizándolo? Me gustaría destacar Structure, a Violent Fuck: es la unión entre el lenguaje como tal y el lenguaje de código. ¿Qué te llevó a concebir esta obra, cómo fue el proceso de su creación?

Blank: El lenguaje es un virus, como decía Burroughs. Creo que pretendo lo mismo con el lenguaje que con los GIFs, o los vídeos, no me interesa demasiado escribir textos estructurados con introducción, nudo y desenlace, porque la mente no funciona así. La literatura, el cine, la música, etc., siempre han buscado la organización y la lógica, cuando en realidad nuestra mente funciona de una manera totalmente distinta, por eso siempre he sentido las estructuras clásicas como una cosa muy artificial.

El espectador/oyente medio está tan acostumbrado a escuchar y ver solo cosas basadas en estructuras tradicionales, decimonónicas, que le cuesta entender cualquier cosa medio experimental, cuando en realidad son construcciones culturales que tienen muy poco que ver con el funcionamiento de nuestra mente, que es bastante fragmentado.

Structure, a Violent Fuck viene de algunas teorías semióticas, o de estudios culturales, que comparan la pornografía con la ciencia, en el sentido de que tiene más que ver con un análisis de las partes que con una compresión del conjunto. El origen fue concretamente una frase de Ballard: “La ciencia es la pornografía definitiva, una actividad analítica cuyo objetivo es aislar objetos o eventos de su contexto en el tiempo y el espacio”. La ciencia es eso, la pornografía también. El texto es una mezcla de spam sexual, frases de textos de matemáticas y código informático. El código informático lo relaciono con la estructura de las películas pornográficas, que juegan siempre con, digamos, una serie de subrutinas que buscan siempre la ejecución de lo mismo: una eyaculación.

 

NTD: ¿En qué estás trabajando ahora? ¿Qué vistas hay de cara al futuro?

Blank: Ahora mismo me estoy replanteando muchas cosas porque no tengo un medio de vida. Creo que debería centrarme en hacer un cursillo acelerado de marketing para artistas porque producir es mucho más fácil que monetizar lo que produces, sobre todo cuanto más experimental es. Vivir de este tipo de cosas es realmente complicado, y más si no eres la clase de persona a quien le encanta hacer promoción y relaciones públicas.

Desde fuera puede parecer todo muy bonito, pero cuando estás dentro, sobre todo cuando llevas ya unos años, terminas muy cansada de que todo el mundo pretenda que toques gratis o les dejes tus películas gratis (incluso festivales que cobran entrada) porque no entienden que lo que haces es un trabajo al que básicamente dedicas todas las horas que estás despierta. Vivir del arte, o de algo creativo, es siempre una lucha continua y desgasta mucho, pero el mundo del cine/vídeo experimental (no me refiero al videoarte de galería, eso es otra historia) es probablemente el más ruinoso.

Sigue a Blank: su web

Blank