4 diciembre, 2018. Por

Más censura en Netflix

Una asociación contra la explotación sexual reclama la censura de una nueva serie de Netflix
Más censura en Netflix

Los caminos del ofendido son inescrutables, y más si tienen que ver con Netflix, como han demostrado series que suscitaron escándalos como 13 Reasons Why, Atípico o Insaciable. Ahora le ha tocado a Baby, una de las novedades del pasado fin de semana en la plataforma: una serie italiana en donde dos adolescentes procedentes de barrios adinerados de Roma, deciden entrar al mundo de la prostitución tanto por aburrimiento como por rebeldía a sus aparentemente perfectas familias.

La temática ya invita a los ofendiditos/as a tuitear sin remilgos, y a las asociaciones defensoras de la corrección política y la pureza de los contenidos creativos a decir lo que piensan. Y lo que piensa la organización norteamericana The National Center on Sexual Explotation lo hizo saber incluso antes de que la serie se estrenase en la plataforma de VOD, alegando esto:

“A pesar de que estamos en la era del movimiento #MeToo, Netflix parece hacer oídos sordos ante la realidad de la explotación sexual. A pesar de los terribles testimonios de víctimas de tráfico sexual, los expertos en el tema y los informes de los servicios sociales, Netflix continúa promoviendo el tráfico sexual con la difusión de esta serie. Claramente, desde la plataforma han decidido dar prioridad a los beneficios económicos y no a las víctimas”

Lo cierto es que este comunicado, emitido antes de que se emita la serie, está haciendo un juicio de valor antes incluso de que Baby aterrizase en la pantalla. Los precedentes de esta organización, que antes se llamaba Morality in Media, son bastante claros: se dedican a vigilar a los medios de comunicación y propone regularmente la censura de programas que tocan temáticas relacionadas con la sexualidad, sobre todo aquellas que merodean cuestiones como la prostitución o la pornografía. Por poner un ejemplo, esta organización acusó a series de HBO como Juego de tronos o The Deuce de banalizar la explotación sexual.

Más censura en Netflix