17 diciembre, 2015. Por

Ni arte ni educación

Matadero. Madrid
Ni arte ni educación, o cómo atravesar los conceptos de creación y formación en una exposición
Ni arte ni educación

Cultura y educación no solo están ligadas entre sí, sino que dependen la una de la otra; la educación está subordinada a los cambios culturales de la sociedad para insertarlos en su práctica y la cultura es el resultado del aprendizaje acumulado que se refleja en el comportamiento de una sociedad. Asimismo, la cultura establece lazos con la educación y aporta un conocimiento crítico de la realidad. Matadero Madrid recoge la unión de estos conceptos en la exposición Ni arte ni educación, una propuesta que cobra sentido a partir de una serie de dispositivos pedagógicos como instalaciones, talleres, fiestas, vídeos, audios, procesos de documentación y de investigación que solo se activan cuando dentro sucede algo, es decir, cuando el público los usa.

La muestra lleva al límite el concepto de estética relacional de Nicolas Bourriaud, quien sostiene que “el arte es la organización de presencia compartida entre objetos, imágenes y gente”. El arte es relacional desde el momento en que existe un emisor y un receptor; lo que plantea en definitive Bourriaud es un proyecto cultural cuyo horizonte teórico aparece conformado por la esfera de las interacciones humanas y su contexto social. Esto último es justamente lo que el autor entiende como la posibilidad de un arte relacional, caracterizado como un “estado de encuentro”. Este estado de encuentro es el ámbito en el que se desarrolla esta exposición, que explora nuevos dominios formales con el fin de superar el mero consumo estético del arte.

Además de la programación prevista, se abre una convocatoria pública de participación ciudadana promovida por el Grupo de pensamiento de Educación Disruptiva de Matadero Madrid (GED) para analizar los puntos de unión ente ambos instrumentos situando al mismo nivel las producciones artísticas o curatoriales, hasta ahora privilegiadas, y las educativas. Lo interesante del proyecto es que ya no se busca hoy progresar a través de opuestos y conflictos, sino inventar nuevos conjuntos, relaciones posibles entre unidades diferenciadas, construcciones de alianzas entre diferentes actores creando nuevos modus vivendi que posibiliten relaciones sociales y de coexistencia más justas, múltiples y fecundas.

Abordando conceptos que atraviesan al arte y a la educación tales como la diversidad, la desobediencia o la acción social, se abre un proceso de contaminación y mezcolanza en el que todos los agentes son igualmente indispensables. Por un lado se realiza una aproximación desde el activismo y la pedagogía y por otro se analizan las diferentes identidades como algo que crece y evoluciona en el intercambio entre colectivos para por fin otorgar tanto la educación como la cultura a quien le pertenece, a la ciudadanía, convertida en una comunidad crítica que participa de la vida pública.

Hace no demasiado tiempo, tuvo lugar en el Reina Sofía una excelente exposición sobre educación titulada Un saber realmente útil, que intentaba posicionar la noción de pedagogía crítica como un elemento crucial en las luchas colectivas insistiendo en el uso conjunto de recursos, acciones y experimentos públicos. ¿No es significativo que en un momento en el que la educación artística está relegada y ninguneada por la LOMCE, desde el arte se estén haciendo este tipo de señales de humo? Parece que preferimos procesos de espacios de intervención y reflexiones críticas y cada vez nos va interesando menos la idea del museo como mausoleo.

Ni arte ni educación

+ INFO

Nombre exposici�n: Ni arte ni educación

Disciplina: Varias disciplinas

D�nde: Matadero

Direcci�n: Paseo de la Chopera, 14. Madrid

Hasta: 10.01

Horario: De martes a viernes de 10 a 22h.; sábados y domingos de 11 a 22h.; lunes cerrado

Precio: Entrada gratuita