17 octubre, 2013. Por

Presente continuo

Centro Cultural Conde Duque. Madrid
Una exposición que captura un instante ya pasado pero presente del panorama artístico madrileño
Presente continuo

Decía David Lynch en su charla sobre Meditación Trascendental que tratar de vivir el presente y obsesionarse con ello podía hacernos muy infelices. Intentar capturar una realidad que está sucediendo a tiempo real puede traer consecuencias similares, nunca satisfactorias: el arte, en contacto con un mundo cada vez más hiper-conectado y consumista, es más reactivo que nunca, más escurridizo, vibrante e inestable. Si tuviéramos que hacerle una foto saldría “movida”, si le hiciéramos un retrato habría que encadenar al modelo y coartar su libertad-hiperactividad, si fuera una exposición tendría que inaugurarse y clausurarse en una misma tarde y a la noche ya lo hubiésemos olvidado todo. Presente continuo, la muestra encuadrada en el festival VillaManuela y comisariada por Abraham Rivera y Cristina Anglada, no dura una tarde pero casi.

La muestra vaticina a priori su perecedera existencia física e inmaterial en un contexto amnésico, curtido por el roce de las ondas electromagnéticas contra nuestra piel y por tanto impermeable al poso y el reposo que perdura en el tiempo. El contenido lo conforman una serie de ejemplares del panorama artístico madrileño más joven englobados en cuatro categorías diferentes (Nuevas Imágenes, Nuevas Narrativas, Nuevas Formas, Nuevos Lugares) que despistan más que orientan y cuyo protagonismo queda desplazado por su irrelevancia dentro de un contexto tan fugaz. El resultado es un recopilatorio un tanto esquizofrénico y potencialmente sorpresivo, en el que las diferentes obras conforman una red inconexa o azarosa a ratos, lúcidamente lógica en otros pero, en cualquier caso, construyendo un conjunto que no pretende ser una unidad coherente sino un instante furtivo capturado en el tiempo y servido en crudo.

El sonido de fondo de Provisional Landscape de Manuel Fernández hace las veces de base ambiental acoplándose armónicamente con la voz femenina de Untitled (those animals that, at a distance, look like files) de Karlos Gil; los paisajes geométricos atemporales de Elena Alonso contrastan con la colección de clichés y estandartes -supuestamente- generacionales de Aner o Spok; la materialidad artificial de las obras de Barriobajero se mezcla (intencionadamente o no, da lo mismo) con la materialidad de la sala; el Haori (An Old Eternal Bachelor) de Feréstec o las Vasijas de 3TTMAN recuperan clásicos soportes pero con contenidos personales adaptados y reinterpretaciones del género; Marian Garrido invoca a los fantasmas del pasado que el silicio es capaz de transportar para deleite de los más tecno-románticos y las sutiles intervenciones en el suelo de E1000 añaden una dimensión más bajo suelo y magnifica la percepción del espacio.

Con todo, la sensación final es la de que más importante que el “aquí y ahora” es lo que podrá ser mañana. Y el mañana nunca espera. Corred que la muestra aunque -como casi todo en la vida- dura más de lo que debería, acaba el domingo y es vuestra última oportunidad de conectaros por un instante al Presente Continuo de nuestra realidad artística más inmediata.

Presente continuo

+ INFO

Nombre exposici�n: Presente continuo

Autor: Varios autores

Disciplina: Varias disciplinas y formatos

D�nde: Conde Duque. Madrid

Direcci�n: Conde Duque, 11. Madrid

Hasta: 20.10

Horario: De martes a sábados de 10 a 14 y 17.30 a 21h.; y domingos y festivos de 10.30h. a 14h.

Precio: Entrada gratuita