16 septiembre, 2008. Por

Sylvia Plachy

Al habla con la fotógrafa
Entrevistamos a Sylvia Plachy. Hablamos de su exposición inaugurada en la Galería Blanca Berlín, en Madrid
Sylvia Plachy

En su segunda visita a España (la primera fue en PHE07, donde asistimos a una magnífica exposición de la artista estadounidense), Sylvia Plachy ha elegido la Galería Blanca Berlín. Su exposición, Fragile Beings, se podrá visitar hasta finales de noviembre. Nosotros aprovechamos su breve visita a Madrid para la inauguración y una espléndida jornada de fin de verano, para charlar con ella. Os lo contamos.

Notodo: Sylvia, ¿Quiénes son esas “criaturas frágiles”? 
Sylvia Plachy: En este caso, los animales. Se me ocurrió el título “criaturas frágiles” porque pienso en los animales, así como en los niños, como en seres inocentes, que de alguna manera están en nuestro poder. Por eso, tenemos que recordar que son criaturas frágiles y que, aunque no completamente, son iguales que nosotros. Tienen sentimientos y miedos, son capaces de sentir cariño, tienen su propia vida. Creo que deberíamos ser buenos con ellos.  

“Me gusta hacer fotos y escribir, me gusta crear libros a partir de las fotos. Es probablemente la cosa que más me gusta”

NTD: Imagínate mirando a través de todas tus fotos, ¿Qué historia saldría de ellas? 
SP: Me gusta hacer fotos y escribir, me gusta crear libros a partir de las fotos. Es probablemente la cosa que más me gusta. Cada uno de mis libros… es la historia que saldría. 

NTD: Entonces, no tienes una única historia. 
SP: No, tengo millones de historias.

NTD: Dejaste Hungría poco después de la revolución. No te preguntaremos sobre las fotos que hiciste a lo largo de tus viajes de vuelta a tu tierra natal. Nos gustaría preguntarte sobre las que, dentro de poco, piensas que no vas a poder hacer más allí.
SP: Creo que muchas de las fotos que se encuentran en el libro Self-Portrait with Cows Going Home – una especie de libro de memorias donde la historia de la Europa del Este se refleja en la historia de mi infancia – no podré volver a hacerlas. Allí, las cosas están cambiando muy rápidamente, la esencia más profunda de todos estos países ha cambiado mucho desde que llegó el capitalismo. Durante el comunismo, y antes, las personas, la vida era más simple. Era horrible también, por muchas otras cosas, pero la vida era más simple. No sé decir si las cosas estaban así de verdad o si es mi infancia la que estoy echando de menos. La infancia siempre es más simple, más suave, y, aunque veas cosas horribles eres capaz de recuperarte. 

NTD: Has trabajado durante muchos años para periódicos importantes, has tenido exposiciones individuales en Estados Unidos así como en Europa y en China. Pero ¿Cómo fue al inicio? 
SP: Al inicio fue muy duro, como para cualquiera. Estudié mucho, me enamoré de la fotografía, hice algunos cursos. Y decidí que este trabajo me gustaba también por el tipo de vida que comportaba, porque podía conocer a la gente y hacer cosas que era demasiado tímida para hacer. Ya que ser un fotógrafo es invasivo y desagradable. Si eres un escritor puedes irte por ahí, tomar notas y lo puedes hacer de una manera tranquila e introvertida. Pero, si eres un fotógrafo, tienes que sacar la cámara, insistir para que te dejen hacer unas fotos, a veces tienes que enfrentarte con los que quieren pelearse contigo. Tienes que hacer cosas, reaccionar. Fue duro pero amaba este trabajo. 

“Me gusta sacar mis fotos de la calle, de la realidad, de lo que veo, yendo más allá de lo que está allí, añadiéndole una mirada personal”

NTD: ¿Cuánto hay de la fotoperiodista en la artista que eres ahora? 
SP: Es una mezcla. Nunca me he sentido totalmente una fotoperiodista, ni totalmente una artista. Soy alguien que está en medio. Me gusta sacar mis fotos de la calle, de la realidad, de lo que veo, yendo más allá de lo que está allí, añadiéndole una mirada personal. Es una especie de “fotoperiodismo personal” o de “tendencia periodística”. 

NTD: ¿No te separas nunca de tu cámara? 
Nunca. Además, tengo muchas, cinco o seis de diferentes formas y modelos. 

NTD: Y no obstante esto, ¿te has perdido alguna vez un disparo? 
SP: Me he perdido muchos disparos ¡y aún más que me voy a perder! Al inicio, me perdí muchos disparos porque no tenía un fotómetro o porque no tenía coraje de tomar una foto. Hay muchas fotos que recuerdo no haber hecho, pero la que tengo grabada en la memoria es la foto de un hombre, creo un hombre negro, el día del ataque a las Torres Gemelas. Este hombre venía desde el World Trade Center o había estado muy cerca de él. Estaba todo cubierto de polvo blanco. Estaba sólo, caminando y era como un zombi, en completo estado de shock. Era una imagen tan fuerte, tan poderosa, todo ese polvo blanco cubriéndole la cara, era como una peli de terror. Habría sido una gran foto, pero no la hice porque sentí que no era justo ponerme en frente de él y sacarle una foto. Nunca olvidé esta imagen y el shock que yo sentí al mismo tiempo. No estaba totalmente cubierta de polvo, pero mi cabeza sí. Fue como verme a mí en este hombre. 

“Me gusta fotografiar el espíritu detrás de las personas, las emociones, los estados de ánimo, sobre todo los recuerdos”

NTD: ¿Qué hay detrás de tus mejores fotos: tristeza, aburrimiento, felicidad, curiosidad? 
SP: Fantasmas. Me gusta fotografiar el espíritu detrás de las personas, las emociones, los estados de ánimo, sobre todo los recuerdos. Eso es lo que fotografío. 

NTD: Y ¿Qué es lo que no fotografiarías nunca? 
SP: No puedo fotografiar cosas que sean demasiado horribles. Probablemente no fotografiaría nada que pudiera herir los sentimientos de alguien. Intento no hacerlo.  

NTD: Sylvia, tus fotos son románticas, están sumergidas en una atmósfera de ensueño y, a la vez, sólidas y reales. ¿Tus fotos son como tú? 
SP: Bueno, si me lo ponéis en términos tan halagadores, ¡claro que sí! Creo que la mayoría de los fotógrafos se reflejan en las fotos que hacen. Lo que son, su personalidad está ahí. Y si eres capaz de mirar lo que hay en una foto, puedes saber mucho de la persona que la ha hecho. 

“Si eres capaz de mirar lo que hay en una foto, puedes saber mucho de la persona que la ha hecho”

NTD: ¿Has hecho algún vez una foto mala? 
SP: Claro que sí. ¡La mayoría de las fotos que hago son malas, simplemente no os las enseño! Tienes que hacer muchas fotos malas para obtener una buena. 

NTD: Muchas gracias por tu tiempo y tus palabras, Sylvia.
SP: Gracias a vosotros.

*La exposición Fragile Beings puede visitarse hasta el 29.11 en la Galería Blanca Berlín (Calle Limón, 28).

Sylvia Plachy