22 diciembre, 2014. Por

Robert Doisneau

La Térmica. Málaga
La Térmica de Málaga acoge una exposición retrospectiva del fotógrafo Robert Doisneau
Robert Doisneau

Son los años cincuenta y una pareja de enamorados terriblemente guapos, francesa aunque de apariencia americana, es la esperanza de la posguerra, de un París liberado que empieza a recuperarse. Europa se está levantando gracias al Plan Marshall, y la fotografía es para una publicación estadounidense, un encargo de la revista Life Magazine. El beso que dio fama al icónico fotógrafo Robert Doisneau fue también su mayor pesadilla por la injusta polémica de derechos de imagen que suscitó, pero la instantánea, además de pertenecer al patrimonio sentimental de la humanidad, pone de relieve cómo la aparente espontaneidad de sus fotografías era el resultado de momentos planificados con una laboriosa preparación.

Heredero de Brassaï, Man Ray y André Vigneau, su trabajo le permitió trabajar en la agencia ADEP, donde conoce a Robert Capa y Henri Cartier-Bresson, entre otros. A diferencia de este último cuya trayectoria estuvo enfocada a hallar los "momentos decisivos" que constituyen una imagen perfecta, el francés programaba y construía su propio teatro con la ciudad de París como escenario. Estandarte de la fotografía humanista y poeta del París pintoresco, retrató la ciudad con un personal estilo distinto y melancólico con el fin de mostrar el mundo no como era, sino como él creía que debería ser: un mundo que había superado la tragedia de la Segunda Guerra Mundial y una ciudad que volvía a ser la patria del optimismo y del amor.

Las cincuenta fotografías en blanco y negro de esta retrospectiva no solo muestran la poesía de su universo fotográfico sino también la construcción y evolución técnica de su obra. Mundialmente conocido por sus imágenes callejeras y el registro de la cotidianidad francesa desde una visión poética y humana, sus temas fetiche fueron los suburbios, la pasión, la guerra y los niños, abordados desde una perspectiva urbana. Así, el famoso beso en el Hotel de Ville, la fotografía de Picasso sentado en su mesa de desayuno con las manos milagrosamente transformadas en panes o los niños cruzando la Rue de Rivoli, han llegado a ser iconos de la vida de París y de un artista que siempre afirmó que fueron las calles del barrio obrero de Gentilly las que le proporcionaron su más importante educación.

Tímido y humilde hasta el punto de no retratar gente en sus comienzos, y a pesar de orquestar composiciones muy estudiadas, el poeta de los momentos puros no dejó nunca de lado el compromiso humano de convertir a los personajes en personas. El tacto, sensibilidad y amabilidad con la que representa a sus personajes trasciende sus fotografías. Convirtiendo lo corriente en extraordinario, sus imágenes, bien fundamentadas en las líneas de la comunicación fotográfica, se convirtieron en sinónimos de un estilo de vida aceptado hoy en día como inequívocamente francés.

De carácter optimista, no es de extrañar que tras vivir la Gran Depresión y las dos guerras mundiales todo su trabajo esté marcado por la esperanza y el anhelo de una vida mejor. Sus imágenes, evocadoras, tiernas y neorrealistas forman parte esencial de la memoria colectiva de una época ya definitivamente perdida pero que actúa como testimonio gráfico de que Robert Doisneau fue uno de los fotógrafos documentales más influyentes de París, y sin duda su narrador definitivo.

Robert Doisneau

+ INFO

Nombre exposici�n: Robert Doisneau. Retrospectiva

Autor: Robert Doisneau

Disciplina: Fotografía

D�nde: La Térmica

Direcci�n: Avenida de los Guindos, 48. Málaga.

Hasta: 07.01

Horario: De martes a sábado de 11 a 14h. y de 17 a 21h., domingos y festivos de 12 a 14h. y de 16 a 19.30h., lunes cerrado

Precio: Entrada gratuita