16 julio, 2014. Por

Henri Cartier-Bresson

Fundación MAPFRE. Madrid
La Fundación MAPFRE acoge una exposición retrospectiva del fotógrafo Henri Cartier-Bresson
Henri Cartier-Bresson

Poco se puede decir de Henri Cartier-Bresson que no se haya dicho ya. Conocido como "el ojo del siglo" y referente irrefutable del fotoperiodismo, encarna como ningún otro la mirada del pasado siglo. El padre del concepto del "instante decisivo", de aquello que convierte una fotografía en algo irrepetible, ejemplifica a la perfección cómo el mito del artista se va agrandando con el tiempo. Pintor de vocación y fundamentalmente visual- él mismo afirmaba que comprendía el mundo a través de sus ojos- tuvo la capacidad de hacer de la observación un método. La Fundación MAPFRE pone en marcha esta exposición, la primera en abordar la obra del artista en orden cronológico e importa del Centre Pompidou más de quinientas fotografías, dibujos, cuadros, películas y documentos creando la muestra definitiva del fotógrafo por excelencia.

Como el Hal de 2001: Una odisea del espacio, Cartier-Bresson actúa como el ojo que todo lo ve en la historia del siglo XX recorriendo el mundo con una cámara Leica, centrándose en una visión particular de la condición humana y actuando como testigo omnipresente en algunos de los momentos claves de la historia, como la Segunda Guerra Mundial, la Independencia de la India o la Guerra Civil española, en la que retrata las dos Españas mostrando los rostros de la pobreza, los mendigos y los indigentes. Como reportero siguió siempre su voluntad de documentar los hechos, pero sin dejar a un lado la curiosidad artística. La unión de estas dos facetas completa su gran fuerza como fotógrafo polivalente. Su laboratorio no está limitado a un estudio ubicado en un lugar concreto, sino que se extiende al mundo entero.

Su fotografía cambió en función de las épocas, sin abandonar nunca su característico blanco y negro, poseedor, según él, de más sutileza y profundidad para representar el mundo que el color. En esta muestra se aborda su obra a partir de tres ejes cronológicos: sus inicios fotográficos anti pictorialistas e influenciados por Eugéne Atget junto a sus grandes viajes por el mundo, sus fotos de maniquíes de anatomías deformadas y escaparates y la relación que mantuvo con el movimiento surrealista, representando simultáneamente reposo y movimiento; el segundo núcleo ilustra su compromiso político y clara vocación social, y por último asistimos a la creación de la legendaria agencia Magnum Photos, icono mundial del reportaje gráfico, que se extiende hasta principios de la década de los setenta, momento en que se fue apartando de la fotografía y retornando a su pasión de juventud: la pintura.

Los retratos de Giacometti o Sartre, las famosas exequias de Gandhi en la India o el reportaje sobre Rusia tras la muerte de Stalin fueron imágenes clave para su encumbramiento como fotoperiodista. Un encumbramiento que curiosamente jamás buscó. Nunca le gustó ser el abanderado o el adalid de la fotografía. La humildad era un rasgo intrínseco al fotógrafo francés, quien pensaba que la cámara era simplemente su cuaderno de bocetos. Desarrolló un incesante estudio técnico y un compromiso con el espíritu de su tiempo abogando siempre por su propia invisibilidad en la obra.

Su pretensión era que la presencia del fotógrafo no modificara la imagen ni lo que intentara expresar la esencia de la fotografía. Tal vez por eso no se dejó retratar durante los últimos años de su vida. Diciendo no a Cartier-Bresson como personaje, resaltó la importancia de la autonomía de las imágenes, aunque estas hablando por sí mismas, le hayan finalmente convertido en leyenda sin proponérselo.

Henri Cartier-Bresson

+ INFO

Nombre exposici�n: Henri Cartier-Bresson

Autor: Henri Cartier-Bresson

Disciplina: Fotografía

D�nde: Fundación MAPFRE

Direcci�n: Paseo de Recoletos, 23. Madrid

Hasta: 07.09

Horario: Lunes de 14 a 20h., martes a sábados de 10 a 20h y domingos y festivos de 12 a 20h.

Precio: Entrada gratuita