4 junio, 2013. Por

Signos y diálogos

ELISAVA. Barcelona
ELISAVA explora el ámbito arquitectónico y social de Can Framis y del 22@ en Signos y diálogos
Signos y diálogos

Quizá la imagen estática no sea la manera más descriptiva, precisa o minuciosa de explicar un espacio arquitectónico (para eso ya están el la imagen en movimiento –o vídeos-, los documentos técnicos y gráficos o la experiencia directa), pero sí la que puede llegar a captar de manera más concisa la personalidad del mismo. Un encuadre concreto, un momento específico del día, la introducción de algún elemento vivo o no que de escala… perfilan de manera parcial (pero no por ello menos evocadora o valiosa) un instante que puede contener el carácter o la naturaleza arquitectónica de un edificio.

La muestra Signos y diálogos, que tendrá lugar en el Espai Volart de la Fundació Privada Vila Casas del 6 al 26 de junio, explora estos aspectos del ámbito arquitectónico y social tan particular del edificio del Museu Can Framis (rehabilitado por el arquitecto Jordi Badia) y del distrito barcelonés 22@ (tan particular por su origen industrial pero recientemente envuelto en un proceso de tecnificación y modernización), en el que se inserta el edificio, desde una aproximación multidisciplinar a la fotografía y a la creación visual contemporánea. La exposición, fruto de la colaboración entre la Fundació Vila Casas y ELISAVA Escuela Superior de Diseño e Ingeniería de Barcelona, presenta una selección de proyectos de los alumnos del Máster en Fotografía y Diseño y del Diploma de Postgrado en Diseño, Imagen y Arquitectura.

En el caso de Pietro Milici, la introducción de naturalezas muertas en sus imágenes potencia el vacío del espacio y le da un nuevo significado. El trabajo de Joyce Silberstein, Ona Camacho, Anna Roig, Juana von Buchwald, Marta Vinaixa o Denisse García introduce personajes en movimiento o en posiciones ambiguas, forzadas o en movimiento que dan escala al espacio y remarcan sus límites, su potencial teatral y la capacidad de movimiento en los mismos. Los autores del proyecto Entrelíneas hacen una interpretación más social y emocional del lugar y otros exploran el lado emocional del mismo.

En definitiva, la imagen se convierte en herramienta y medio para interpretar e investigar los espacios arquitectónicos desde múltiples y divergentes puntos de vista, reinterpretando el marco físico que nos rodea desde una perspectiva artística multidisciplinar y adueñándose, de ese modo, del mismo, aunque solo sea por un instante, el que capta una imagen. La chavalada sigue ocupando el espacio y no solo acampando en las plazas.

Signos y diálogos