12 marzo, 2018. Por

Amarna Miller

Hablamos con la ex actriz de cine porno de su nueva vida fuera de la industria
Amarna Miller

Puedes hacer muchas cosas en la vida que, al final, sólo se te va a recordar por una sola. Pero nada es para siempre, porque ya sea durante un tiempo o definitivamente todo se acaba y damos paso a otras experiencias. ¿Quién en la vida no ha dado carpetazo a una etapa para comenzar con otra? Todos lo hemos hecho alguna vez y no pasa nada, los días siguen.

Es lo que le ocurre a Amarna Miller, cuyo presente ocupa buena parte de sus cosas por hacer. La que dedicara ocho años a la industria pornográfica siendo actriz porno (también directora, productora, escritora y portadora de un canal de Youtube con el que transmite ideas sobre sostenibilidad, ruptura de estigmas y ecología), grabara más de 400 escenas de cine para adultos (con productoras como Private, Dorcel, Bang Bros, Blacked o Sex Art), además de currar en cine erótico (autogestionado) con Four Chambered Heart, hoy quiere hacer otras cosas: como viajar, viajar mucho en su furgoneta y convertirse en una buena nómada que cabalga alrededor del mundo sin pensar en regresar a su base de operaciones (hoy encontrada en L.A.). Ya hace unos meses que dejó de rodar, la pornografía ha pasado a otro plano de su vida y ahora se ubica en el pasado, aunque reconoce que (¿quién sabe?) puede no tratarse de un adiós definitivo, sólo que ahora el porno para ella ya no es un reto y necesita nuevas vivencias que sí lo sean.

Feminista y defensora del movimiento LGTB; bisexual; poliamorosa; partidaria de una pornografía feminista con la que (si así fuera) no podría pagar ni un cuarto de factura, debido a que la industria de la pornografía es una industria fabricada por y para hombres, hoy se separa de todo esto para charlar sobre otros aspectos de la vida que también le suponen una bocanada de aire fresco y le aseguran nuevos planes de vida y muchos retos que superar, eso que a ella tanto le gusta. Hablamos con Marina, la Amarna Miller que desea quitarse de encima (de una vez por todas) el estigma que los medios de comunicación le ponen, debido a su presencia en el porno, cada vez que la mencionan.

“La etiqueta de la pornografía se come mi vida. Da igual lo que haga, los medios siempre me presentarán como “la actriz porno que”… Ese es un estigma tremendamente grande que estoy intentando romper: el presentarme como una persona y no como un personaje”

¿Qué momento vives?

¿Qué momento vivo? Muy buena cuestión. Pues, como te decía, estoy como en una especie de cierre de ciclo: me encuentro cerrando un capítulo y empezando uno nuevo. Ya sabes que ahora mismo no estoy rodando: después de prácticamente ocho años dentro de la industria pornográfica, hace ocho meses que no estoy rodando ninguna escena. Pues desde luego es un ciclo vital.

Los motivos: bueno, básicamente se trata de que voy evolucionando, voy cerrando capítulos en mi vida y siento que de alguna manera el porno ya es… tengo que ceder paso a nuevas generaciones. El porno es algo de lo que me siento orgullosa y, por supuesto, seguiré apoyando a la industria, pero ahora mismo me parece que yo tengo que estar en otros lugares.

Arrancar con un nuevo periodo no debe ser fácil, es como ese primer día de clase en el insti. Has dado el paso, cierras este capítulo y comienzas uno nuevo. ¿Cómo te sientes dentro de esta nueva vida?

Pues lo has definido muy bien. También con un poco de miedo. Porque cuando llevas muchos años haciendo algo y de repente decides que no vas a hacerlo más, siempre provoca un poco de miedo, da un poco de susto, ¿no? Da un poco de miedo pensar en el futuro. Pero estoy muy contenta porque ya llevaba tiempo haciendo otras cosas, todos estos años que he estado en el porno tampoco es que me haya dedicado única y exclusivamente a la pornografía… Así que estoy contenta de poder emplear mi tiempo en otras cosas. Básicamente es tener más tiempo para hacer otras cosas que me apetecen más. Esa es la única diferencia… Como por ejemplo escriibir o dedicarme a mis proyectos.

🍭

Una publicación compartida de Amarna Miller (@amarnamiller) el

Un proyecto tiene mucho de reto. Siempre has dicho que los retos son los principales motores de tu vida. Además también sé que eres una persona que decide constantemente salir de su zona de confort. ¿Qué retos tienes por delante?

Buenísima cuestión. Pues mira, mi principal reto es intentar eliminarme el estigma que los medios de comunicación me ponen cada vez que me mencionan. La etiqueta de la pornografía se come mi vida. Da igual lo que haga, que los medios siempre me presentarán como “la actriz porno que”… Ese es un estigma tremendamente grande que estoy intentando romper: presentarme como una persona y no como un personaje. Yo soy yo misma todo el rato. De alguna manera, esa información se manipula para dar pie al sensacionalismo.

Así que yo diría que esa es mi principal batalla ahora mismo: mostrar a mis fans, mostrar a mi público, mostrar a la gente que me sigue que realmente tengo cosas que mostrar y que tengo un discurso que va más allá del terreno pornográfico. Y es así, vaya. Yo tengo una vida que se sale mucho del normativo. No sé cuánto me sigues, pero yo vivo en mi furgoneta, me dedico a recorrer EEUU en el coche, llevo una vida que no es muy convencional y tengo muchas ganas de poder mostrar a mis seguidores mi discurso alrededor de las libertades personales. El porno, de alguna manera, es una consecuencia de ser una persona que intenta luchar por hacer lo que realmente quiere hacer. Quiero mostrar otras facetas de mi vida que tienen que ver con este mismo discurso pero que no van tanto por el derrotero sexual.

Dentro de tus planes (corrígeme si me equivoco), aparte de seguir recorriendo EEUU en tu furgo, está el de dar la vuelta al mundo en lo que dura un año.

Sí (risas), increíble que esto se sepa ya… Bueno, en un año no, yo vivo básicamente en EEUU y me he puesto como límite septiembre del 2018. Aparte de moverme por los EEUU, en septiembre comencé a recorrer otros lugares. Dar la vuelta al mundo es algo que siempre he tenido en la cabeza, pero de alguna manera u otra lo he ido procastinando. Me parece que ahora mismo estoy en un momento vital en el cual mi trabajo me permite trabajar en remoto y creo que no puedo ponerme más excusas para hacer este viaje que tantas ganas tengo de hacer.

“Mi principal batalla es mostrar a la gente que me sigue que tengo un discurso que va más allá del terreno pornográfico”

Antes de comenzar algo solemos pintarnos en la cabeza una idea preconcebida de lo que nos puede conceder la aventura. ¿Cómo imaginas esta aventura si hablamos de este periodo de viajes que tanto te apasiona?

Me parece algo muy orgánico, la verdad. Lo veo de una forma natural, sin tener que mirar el calendario y yendo sin prisas. Creo que el principal problema de los viajes, al menos en lo que a mí respecta, es que siempre hay una fecha límite, ¿no?, siempre sabes que en algún momento vas a tener que volver a tu base de operaciones. Y tengo muchas ganas de probar el nomadismo como forma de vida. Ya soy medianamente nómada, pero siempre vuelvo a L.A., ahora mismo ese lugar es como la base de operaciones de la que antes te hablaba. Tengo muchas ganas de probar el viajar pudiendo quedarme en cada país el tiempo que quiera. En cada país o en cada región. Encontrar algo que me guste y disfrutarlo todo lo que quiera.

¿Qué dirías que tiene en común la gente que necesita viajar como estilo de vida, para cubrir esa necesidad vital?

Yo creo que tiene mucho que ver con lo que decías antes, con eso de salir fuera de la zona de confort. En mi caso concreto, desde luego, soy una persona muy, muy adicta a la adrenalina, me gusta mucho probar experiencias nuevas y cuando viajo, siento que se cumplen una serie de factores: estadísticamente, cuando viajamos, tenemos muchísimas más posibilidades de vivir muchísimas más cosas nuevas que si tenemos una residencia fija o que si nos quedamos en el lugar de donde provenimos. Básicamente, porque tienes que enfrentarte a muchas situaciones: llegas al lugar del que no conoces nada, ni su idioma, ni la gente, donde estás sola contra el mundo… lo que te desata por dentro un sentimiento de miedo, por una parte, pero también de valentía. En todo viaje hay un sentimiento de autosuperación, de decir: “me voy a poner en una situación desconocida y voy a saber resolverla e improvisar”.

“Tengo una vida que se sale de la norma: vivo en mi furgoneta, me dedico a recorrer EEUU en el coche; llevo una vida que no es muy convencional y tengo muchas ganas de poder mostrar a mis seguidores mi discurso alrededor de las libertades personales”

¿Crees que la sociedad actual (con su funcionamiento) permite que la gente viaje porque quiere o solamente lo hace con aquellas personas que pueden permitirse una escapadita? Tengo la sensación de que tú perteneces a los primeros.

¡AJÁ! Esa es una muy buena pregunta. Siento que, de alguna manera, los viajes son queridos, a prácticamente todo el mundo le gusta viajar. Pero los viajes se conciben de una forma que a mí no me resulta demasiado positiva. Son como una especie de escape de tu mundo convencional; es decir, tú tienes un trabajo (que normalmente no te gusta y del que quieres irte) y estás esperando que llegue el finde para poder darte una escapada e irte a la playa; o estás esperando que llegue el verano para tener quince días y poder hacer lo que realmente quieres hacer, que es estar en un lugar, equis, disfrutando de la vida. Y me parece que es una manera de plantearse la existencia y la vida que es bastante tóxica. Porque no puede ser que el 90% de nuestra vida lo pasemos haciendo algo que realmente no nos apetece hacer para tener que llegar a los fin de semana para así poder descargar toda esa ira acumulada en tu lugar de viaje…

Yo pienso que la vida en sí misma ha de ser ese viaje. Hay una poesía muy bonita de Constantino Cavafis, Ítaca, que habla exactamente de esto, es una de mis poesías favoritas. Básicamente dice que nos pasamos la vida intentando llegar a Ítaca, intentando llegar a una utopía, y cuando llegas a Ítaca te das cuenta de que la utopía era el camino.

Poema al que hace referencia

Lo más bonito del viaje era llegar hasta allí. Me parece que esa es una parte que la mayoría de la gente pierde. La gente piensa en llegar a los sitios y no se da cuenta de que en realidad la mayoría del tiempo lo pasamos llegando a los sitios.

Caminos, lugares, viajes… ¿todo va a ser nomadismo? ¿en qué lugar te gustaría vivir sin encontrar durante un tiempo su salida?

Australia, totalmente. Australia es mi lugar favorito del mundo. Estuve allí cuando tenía veintitrés años más o menos y me pasé recorriendo la mitad Este del continente. Me quedé absolutamente enamorada del lugar, Australia me parece un paraíso virgen y en ese sentido estoy encantada de poder volver, es uno de los países del mundo donde realmente me gustaría perderme.

🐠🐚🐠🐚🐠

Una publicación compartida de Amarna Miller (@amarnamiller) el

Me queda claro que eres un culo inquieto. ¿Australia podría ser entonces ese lugar que te retuviera una larga temporada?

Ahora mismo no me planteo largas temporadas en ningún sitio. Como te decía antes, prefiero dejarme llevar y que la situación en sí misma me de pistas acerca de donde tengo que pasar más o menos tiempo. No me planteo asentarme en ningún lugar, tengo ganas ya de mudarme de L.A., así que seguiré viajando hasta que me canse y cuando me canse, me quedaré donde esté. No quiero ningún lugar como una meta.

¿Qué es lo que más te sorprende de los viajes?

Las personas y las situaciones. sobre todo las situaciones a las cuales no estoy acostumbrada. Descubrir nuevas culturas y descubrir básicamente diferentes perspectivas desde las que mirar las cosas. En el mundo occidental, al final, tenemos una visión que es muy colonialista: pensamos que la manera en la que nosotros hemos entendido la vida es la única existentes. Por eso me encanta viajar a países en los cuales a cultura es extremadamente diferente a la de Occidente para poder ver otras perspectivas y poder ver otras visiones del mundo.

“El porno es una consecuencia de ser una persona que intenta luchar por hacer lo que realmente quiere hacer”

¿De estos viajes o de esta vuelta al mundo podrías sacar un libro?

¡Un libro sobre viajes! Bueno, podría ser una opción desde luego. No es algo que ahora mismo tenga en mente pero, sin embargo, es algo a lo que estoy abierta a poder negociar.

El tiempo y las experiencias nos cambian. Todos cambiamos. ¿Cómo crees que has cambiado? ¿cuántas diferencias reconoces entre la Amarna de hoy y la de ayer?

Muchísimas. Muchísimas, muchísimas. Además, soy una persona que se esfuerza mucho para estar en constante evolución. Siempre intento no ser la misma persona de ayer y desde luego (para nada) la misma que mañana. Sí, soy una persona muy perfeccionista y muy exigente conmigo misma. A nivel interno, cambio muchísimo de una semana para otra, ni siquiera de un año para otro. Me siento muy orgullosa de ello, me parece que es así como hacemos que nuestros discursos crezcan y que nuestras perspectivas se vuelvan más diversas y más plurales, analizando lo que estamos haciendo y viendo de qué maneras podemos ser como queremos ser.

Hablabas antes de miedo, de valentía incluso a la hora de atravesar esa zona de confort. Los viajes siempre conllevan un riesgo. ¿Cuál es el mayor riesgo al que te has enfrentado?

El mayor riesgo… mmm… No me planteo las cosas como “riesgos”. Desde luego, tengo miedo a cosas, pero no me las planteo como un riesgo sino como una manera de superar ese miedo; lo tomo desde el punto de vista de “esto es una oportunidad para ser valiente” y no “esto es una oportunidad para correr un riesgo”. Entonces no tengo claro qué contestarte.

Vale, cero riesgos en tu vida. Cuéntame cómo te encuentras después de sufrir ese accidente de moto, ¿recuperada por fin?

Sí, estoy casi recuperada. Sí, sí. Me falta todavía un poquito. Tengo movilidad completa, puedo hacer mi día a día de forma normal, pero es verdad que sigo teniendo secuelas en el hombro especialmente, me rompí la cabeza del húmero.

Increíble cómo se volcaron tus seguidores para ayudarte.

Sí, absolutamente increíble. Sé que esto suena muy raro, pero en realidad toda la experiencia del accidente ha sido super positiva. En el fondo, también siento qu a nivel vital necesitaba hacer un parón y esto ha sido como una especie de alineación kármica para hacer un parón forzado y muy necesario.

“El porno es algo de lo que me siento orgullosa: seguiré apoyando a la industria, pero ahora mismo me parece que yo tengo que estar en otros lugares. Tengo muchas ganas de probar el nomadismo como forma de vida”

Te he leido decir que vives la vida que quieres vivir y que por ello te sientes muy privilegiada. ¿Alguna vez no ha sido así?

Desde luego, también hago cosas que no me gustan… Esto no es solamente jauja. Pero si hay algo de lo que me siento muy orgullosa, es de autoevaluar mi vida muy a menudo y de una forma muy exigente. Soy una persona muy poco conformista y tengo que estar muy de acuerdo con las cosas que hago. Yo siempre digo que, para mí, tomar mis propias decisiones, es en sí mismo una manera de ganar la partida.

Arriesgo mucho, me meto en muchos líos, me meto en muchas cosas que son unos proyectos muy locos… pero simplemente el hecho de estar luchando por aquello en lo que creo es una manera de ganarle la partida a la vida, incluso aunque esos proyectos no salgan adelante o al final las cosas no salgan como querías que salieran. El hecho de tomar tus propias decisiones es algo extremadamente enriquecedor. Y eso es lo que intento hacer: tomar siempre mis propias decisiones, no basarme en los miedos de los demás e intentar, en todo momento, hacer lo que pienso que es mejor para mi vida y para el tipo de persona que quiero ser en el futuro.

Amarna Miller