8 febrero, 2017. Por

Alice Wonder

Una habitación soul llamada mundo
Alice Wonder

En un mundo justo y en un país en el que las radios comerciales no fuesen monoregistro, Alice Wonder estaría sonando por todos lados y siendo un auténtico fenómeno de masas. Posiblemente si esto fuese Inglaterra, ya habrían recogido a la joven entre sus brazos para hacerla competir con Adele, para confundirla dentro de esa corte de pop de autor de masas pero de trazas sonoras negroides (James Bay, Ed Sheeran, Hozier, Sam Smith, Olly Murs…) que lo revienta en medio mundo, y exhibiéndola como modelo de conducta de un registro necesario para que la juventud se adentre en el pop delicado desde otro punto de vista diferente al de Pablo Alborán.

Sin embargo, Alice Wonder se graba vídeos en la soledad de su habitación. Versiona y se apropia de algunas de las canciones más emocionantes de los últimos años. Se mueve en un registro ambiguo, con una voz increíblemente oscura, negra, grave, souly, pero delicada, con una profundidad que rebalsa su propia intimidad y la nuestra. Te decimos por qué deberías fanatizarte de ella como lo hemos hecho nosotros.

UNA VOZ NEGRA QUE ROMPE

Su voz nace desde atrás de la garganta. Hay algo de la parte interior del cogote que suena cuando abre la boca. Completamente en penumbras, la voz de Alice Wonder se ata en corto con la de registros como los de Sam Smith, George Ezra, Tom Odell o Chris Isaak, pero también con los de divas olímpicas como Adele y Jess Glynne o talentos algo más cercanos como la chilena de adopción española Soledad Vélez.

Sin lugar a dudas estamos hablando de una voz diferente en nuestra especie, aunque pueda compartir territorio común con neodivas del underground r&b como Morgan, Iseo, Penny Necklace, Pavvla, Lucía Scansetti o Nora Norman.

VERSIONES QUE YA SON SUYAS

Se atreve con casi todo. Si bien es cierto que profundiza en un registro cercano al suyo (con versiones de James Bay, Ane Brun, Matt Corby, Hozier, Nothing But Thieves…), en su Instagram sus clásicos #15secondcover ya nos ha dejado oír desde la profundidad de su voz canciones que van desde Rihanna a Bon Iver, Sting, Lykke Li, The Black Keys, Quique González, Nina Simone, Bruno Mars, Daughter, Drake, Ricky Martin, Arcángel, la banda sonora de La La Land y hasta los raperos canarios Cruz Cafuné con la misma calidad y soltura que calidez.

(Eng below) . Siento mis caras de éxtasis cuando me pongo a aporrear el piano pero no vais a ver a nadie que mantenga la cara de seta cuando lo haga. Estoy enferma y por eso tengo un tron en la voz. Pero no gente, no soy un tío. Sigo siendo una mujer. A todos y a todas a las que les gusta esta canción y saben por qué 🙄 (la camisa va a juego eh 😏) 👭👬👭 I follow Rivers – Lykke Li [ENG] Sorry about my extasis faces when I hit the piano but I don’t think you know anyone that keeps its poker face when hitting it. I’m sick and that’s why there’s a tron in my voice but no people, I’m not a dude. I’m still a woman. To all the men and women that love this song and know why. (My shirt goes with the mood absolutely doesn’t it? 😏) 👭👬👭 #cover #acoustic #piano #version #15secondcover #60s #hotvocals #talnts #tumejorvoz #follow #rivers #madrid #alicewonder #tbt #gifted #voice #acapella #lykkeli

Un vídeo publicado por Alice Wonder (@its_alicewonder) el

ENTIENDE MEJOR QUE VOSOTROS EL SIGLO XXI

Su juventud y su natividad digital llegan antes que el resto de artistas que siguen esperando los plazos formales para mostrar su música. De ahí que haya ocupado desde el primer momento plataformas como Instagram, poblándola casi (y sin el casi) a diario de videoselfies en los que se graba interpretando las decenas de versiones que han quedado registradas para la posteridad en su canal.

Quizás echamos en falta que comience a explotar más su repertorio propio; pero mientras tanto, y más allá de su talento como creadora, es innegable que estamos ante una de las voces más singulares y personales del circuito, y una de las artistas más empatadas con las nuevas vías de promoción, difusión y exhibición de su obra.

Alice Wonder