27 febrero, 2018. Por

Alfred García

¿Un triunfito más o uno de los músicos más prometedores de los que podemos presumir?
Alfred García

Parece que a la gente, bueno, a todos, se nos llena la boca con frases como: «Ya no va a haber genios musicales como Mozart o Beéthoven», «Los chavales que hacen música ahora no son como los de antes». Pero, ¿nos limitamos a oír o nos esforzamos un poquito más y escuchamos de verdad? Pasamos por alto el concepto de que eminencias como las anteriormente comentadas solían vivir con sus maestros y no se levantaban del piano en todo el día, ahora las cosas han cambiado y los caminos de la música son inescrutables.

Con programas como Operación Triunfo nos centramos en ver lo que nos presentan en la televisión, pero, si vemos un verdadero potencial en alguno de los concursantes e indagamos sobre su pasado musical (o simplemente les miramos como músicos, no como portadores de salseo) podemos intuir que algunos de ellos son extraordinarios y pueden aportar mucho al panorama actual musical español. Y este es el caso de Alfred García.

El paso de Alfred por OT

Alfred García era uno de los concursantes a los que amas u odias desde el primer momento. Muchos le tildaban de brasas, que si sólo tenía un registro y no era versátil; otros, supieron ver el potencial de su voz y que, con trabajo y esfuerzo, podría conseguir lo que ha hecho, quedando entre los finalistas del concurso, moviéndose a gusto entre el jazz, el pop de radiofórmula y registros incluso de crooner.

En la gala 0 se presentó con Georgia on my mind, tocando también el trombón con una técnica de la que nada malo se puede decir. Ésto le abrió las puertas a la Academia, donde hemos podido ver su evolución: desde temas que se adaptan más su estilo como Amar Pelos Dois de Salvador Sobral o The lady is a tramp (junto con Agoney) donde deja ver su faceta más jazzística.

«Muchos le tildaban de brasas, que si sólo tenía un registro y no era versátil; otros, supieron ver el potencial de su voz, moviéndose a gusto entre el jazz, el pop de radiofórmula y registros incluso de crooner»

Siguió avanzando y nos mostró un registro más con su icónico Rock with you, incluída coreografía con los movimientos más característicos de Michael que le terminan de delatar como más que fan. Pero sin duda, lo que le quitó la fama de “este chaval no tiene registros” fueron sus actuaciones de Insurrección y Maldita dulzura, dejándonos ver que es más que un Frank Sinatra del siglo XXI.

Mucho más que versiones de Michael Jackson

Sabemos que Alfred ha compuesto temas propios durante su estancia en la Academia, pero, ¿qué sabemos de su pasado como compositor e intérprete? Empezó, como hacen casi todos los artistas hoy en día, cantando y tocando en bares desde 2011, cuando tenía solo 14 años y, tan sólo un año después, publicó su primer disco, Beginning (en el cual, como no, encontramos una versión de Wanna be startin’ somethin’, de nuestro querido Michael).

Pero Beginning no es un disco más de versiones: si ponemos en Youtube el nombre de cualquier canción y “cover” salen infinitos resultados de personas cantando esa canción de manera exacta al tema original, pero Alfred siempre le ha dado su toque personal, haciendo arreglos que hacían los temas suyos y que no son meras copias del original (recordemos que tenía 15 años, y lograr un estilo tan personal con esa edad es puro talento).

«Teniendo en cuenta sus antecedentes puede que siga con su rollito jazz, soul y canción ligera, pero, como en las últimas galas nos ha mostrado, puede que complemente ésto con otros proyectos más cercanos a un estilo más parecido al de Leiva o Iván Ferreiro«

Esto mismo pasa con INBLACK, un EP acústico estrenado en 2016 en el que el jazz se mezcla con el soul. Aquí, vemos, obviamente, un Alfred mucho más maduro en el que sus versiones son oro puro y también podemos escucharle tocando el trombón. Una auténtica delicia. Entre estos dos EP’s también compuso canciones propias como She looks so beautiful, con la que ganó el premio del público en el Festival Cara-B.

¿Qué podemos intuir sobre su futuro como artista?

La primera cuestión, y creo que es algo que no se va a limitar sólo a él, si no a otros concursantes como Amaia Romero, va a ser una pelea constante con los primeros sellos discográficos entre los que ellos, como artistas, quieren hacer y lo que las discográficas quieren que hagan para vender. Nada nuevo bajo el sol. Sin embargo, todo ese talento y potencial espero que sobrepase los primeros baches y al final logre asentarse como el artista polifacético y completo que es.

Teniendo en cuenta sus antecedentes puede que siga con su rollito jazz, soul y canción ligera, pero, como en las últimas galas nos ha mostrado, puede que complemente ésto con otros proyectos más cercanos a un estilo más parecido al de Leiva, Sidecars, Iván Ferreiro, etc. No creo que sea una idea descabellada, porque ya nos ha mostrado que puede hacerlo, y no sólo hacerlo, si no que lo hace bien. Alfred, ¿con qué nos vas a sorprender?

Alfred García