8 septiembre, 2017. Por

ALA.NI

Cómo la ex corista de Blur y Andrea Bocelli se convirtió en la gran esperanza del folk-soul
ALA.NI

El nombre de ALA.NI ya empieza a ser reconocido en el mundo de la música, pero nunca es tarde y siempre resulta un placer hablar de una artista de este calibre. Entre todos los músicos que salen a la luz cada año la mayoría caen en el olvido y sólo unos pocos llegan a los oídos de más de un grupo pequeño de oyente, y este es el caso de ALA.NI, y con razón.

Su música destaca entre todos los grupos de pop y rock que usualmente se escuchan, llevando el jazz y el soul a todo tipo de amantes de la música y, además, va más allá acercando estos géneros a la contemporaneidad y alejándose de los estereotipos. Este viernes 8 de septiembre podremos verla como uno de los principales atractivos del Festival Altaveu en Sant Boi de Llobregat.

DE CORISTA A ESPERANZA FOLK & SOUL

ALA.NI lleva prácticamente toda la vida dedicándose a la música, habiendo sido corista de músicos y grupos de la talla de Andrea Bocelli, Damon Albarn, Mary J Blige y Blur. Por lo tanto, era de esperar que algún día desplegara las alas y empezase una carrera en solitario.

Esto comenzó cuando sacó su primera canción (Cherry Blossom) acompañada de un delicado vídeo que engancha y con tan sólo esto fue capaz de captar la atención de la gente (yo misma me meto en este grupo), que esperaba con expectación nuevo material.

 

ATEMPORALIDAD ENTRE FLORES DE CEREZO

Como he dicho, su andanza comenzó con Cherry Blossom, a la que siguió un EP titulado You & I: Spring, que incluía esta canción . Después de éste se estrenaron los EP’s You & I: Summer, You & I: Autumn y You & I: Winter. Como vemos, cada uno inspirado en una estación, algo bastante original, y se fraguaron en distintas ciudades y con circunstancias diferentes (posteriormente estos EP’s se juntaron en un LP: You & I).

Con influencias de Judy Garland, Julie Andrews y Joni Mitchell hace de su música una combinación muy especial de estilos, donde la principal protagonista es la voz. Encontramos la importancia en la melodia cantada por ALA.NI y su acompañamiento por coros, pero aunque la instrumentación quede en un segundo plano está perfectamente cuidada, integrándose de una manera natural con la voz. Las melodías son lo más delicado, precioso y encantador que yo, por lo menos, he escuchado en bastante tiempo.

De un artista novel se espera un estilo indefinido que todavía hay que pulir, pero aquí nos encontramos con algo con una personalidad muy fuerte, un disco muy maduro y trabajado. Ideal para escuchar en cualquier ocasión: con una mantita y un té mirando la lluvia, tirada en la hierba mirando las nubes, dando un paseo entre las hojas secas… Una maravilla.

¿ESTAMOS ANTE LA NUEVA BILLIE HOLIDAY?

Ella misma ha reconocido que tiene cierta influencia de la grandísima, excelentísima y no suficientemente venerada Billie Holiday y, en cierto modo y salvando las distancias, podemos encontrar paralelismos en cuanto a las posibles consecuencias que puede tener la obra de ALA.NI en la música.

Sin duda posee una voz usada a la perfección y bastante característica que puede llevarla muy lejos. No tiene el toque tan depresivo que encontramos en Billie pero hay algo muy especial en esta chica. Puede llegar a ser nuestra Billie Holiday del siglo XXI y seguir deleitándonos con sus creaciones.

ALA.NI