20 febrero, 2017. Por

AdeY

Desnuda emoción
AdeY

La idea de que como individuos cambiamos según el entorno y este a su vez se adapta a nuestro estado del momento es desde donde parte el trabajo del fotógrafo británico AdeY. A través de sugestivas y coreografiadas composiciones de cuerpos desnudos en lugares que también lo están, nos presenta con una metáfora sobre la maleabilidad del cuerpo humano frente al espacio y frente a la sociedad. Él mismo reconoce el profundo impacto que mudarse a Malmö (Suecia) ha tenido en su trabajo. No solo a nivel cultural sino también en temas de política de género, sobre los que también indaga y explora en sus fotografías.

Coreógrafo de emociones

Lejos de querer objetualizar el cuerpo de manera sexual, AdeY recurre a la vulnerabilidad de la desnudez para expresar emociones y sentimientos inherentes al ser humano como la soledad o la dependencia.

En sus fotografías se percibe una actitud desafiante a la vez que evocadora sobre comportamientos impuestos relacionados con la sexualidad y el género.

Como si de una performance se tratase, los modelos —casi todos ellos bailarines profesionales— se amontonan unos con otros carentes de autonomía propia y en extrañas poses de conexión profunda o aislamiento total.

AdeY es otro de esos fotógrafos emergentes que se suman a la tendencia de volver a lo analógico, no por moda sino por la ralentización en el ritmo que impone usar un carrete frente a la inmediatez del digital, además de la textura y calidad de los acabados: “El concepto es el motor de la estética pero también al revés”, dice y demuestra.

Puedes seguir su trabajo en Instagram, Tumblr o Facebook.

AdeY